martes, 26 de junio de 2012

Perspectiva sobre los movimientos

El principio general, una vez más, es que "masivo" no significa "mayoritario", que son dos lógicas. Por un lado, la de la manifestación "masiva" con cobertura mediática (a ser posible, televisión). Por otro, el de la votación "mayoritaria", con menor cobertura mediática (lo más que se "ve" es a los líderes votando en su circunscripción). Cada una de ellas tiene sus efectos: la primera, sobre las "conciencias", la segunda, sobre quién va a ocupar el gobierno. Por eso es arriesgado asumir que las manifestaciones "masivas" se van a traducir mecánicamente en votaciones "mayoritarias".
Se había pensado respecto a Tahrir y ahora hay que levantar acta de que los triunfadores en las elecciones tuvieron una presencia muy peculiar en aquella "primavera" y que, en todo caso, los Hermanos Musulmanes no representan al movimiento laico, democratizador, hasta feminista. Otra cosa es que el presidente electo hable de laicos, coptos y mujeres en su gobierno. Pero no se trata de un triunfo de la plaza Tahrir.
Ya había sido claro, en las Españas, con las manifestaciones "masivas" contra la guerra de Irak y contra el Partido Popular que promovía la participación española: las elecciones municipales que las siguieron dieron un triunfo "mayoritario" a dicho partido.
Ahora habrá que ver qué sucede con el "Yo soy 132" mexicano y las elecciones a la presidencia de la República. ¿Conseguirán desbancar con su acción de masas a Peña de lo que dicen mayoritariamente las encuestas? La respuesta, pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario