lunes, 11 de junio de 2012

Más sobre el rescatillo

En un nuevo ejercicio de "neolengua", lo sucedido el sábado en España puede llamarse "rescate" o, sencillamente, "apertura de una línea de crédito para los bancos" que operan en su territorio y tienen necesidad de fondos para recuperarse del agujero que les produjo su pésima e irresponsable política en el terreno inmobiliario. Dejémoslo, pues, en "rescatillo", que es lo que se puede deducir de este, en mi opinión, excelente resumen (eso sí, en inglés). Destaco algunos puntos:
Primero, todavía no se sabe ni el monto total, ni los intereses y plazos para la devolución del "crédito" ni las "condicionalidades" extra-financieras. Por no saber, no se sabe cuánto va a pedir finalmente el gobierno para que el FROB comience a inyectar dinero en los maltrechos bancos (las cajas ya han desaparecido). Así que, especulaciones a la mar.
Segundo, sí se sabe que no es "a la griega", como ya se suponía cuando se hablaba con anterioridad de un "rescate suave", es decir, sin la brutalidad de las condiciones impuestas a Grecia y que han demostrado la barbarie de los que las decidieron y los nefastos efectos en la gente corriente. En términos muy personales (como gente de a pie), eso me alivia. No estaré mejor, pero estaré menos peor de lo que me temía.
Tercero, que el "rescatillo" es menos peor también para el gobierno lo prueba la rapidez con que el de Irlanda ha dicho que ellos querían el mismo trato y su oposición le ha criticado por no haber conseguido tales términos del acuerdo.
Cuarto (y vuelvo al artículo que he citado), que sigue abierta la guerra por saber quién o quiénes son los responsables. El dicho artículo recoge la afirmación del presidente español sobre la culpabilidad del anterior gobierno. Los que defienden a este último se remontan al anterior, al de Aznar, para atribuir culpas. Personalmente, creo que hay más culpables en los bancos y cajas de ahorros, en los gobiernos regionales y en la ceguera de los ciudadanos que no quieren enterarse de lo que sucede (no hay peor sordo que el que no quiere ver). Lo que sí queda claro es que se acentúa la pérdida de soberanía que se inició con el ingreso en el Mercado Común ("desmochando los Pirineos", como dijo un líder socialista de aquel entonces), quedó patente en la carta que recibió el anterior presidente en mayo de 2010, ha reventado en el actual "rescatillo" y va a aumentar todavía más con la reforma de la Unión. Como para entusiasmarse con la soberanía sub-estatal o con el "soy español" en la Eurocopa.
Quinto, que tenemos también un ejemplo no solo de "neolengua" sino también de meticulosa selección de los aspectos de la realidad que conviene resaltar en cada caso para que encaje con los intereses de quien habla. El anterior gobierno negó la crisis, probablemente, como lo había hecho Bush en los Estados Unidos o Rafael Correa en el Ecuador, por motivos electorales: entrar en campaña electoral afirmando que hay una crisis económica era visto como catastrófico. Lo fue de todas formas en el caso estadounidense aunque no en el ecuatoriano, pero ésa es otra historia. El actual gobierno, por su parte, retrasó la publicación de los presupuestos generales del estado por motivos igualmente electorales: entrar en campaña electoral en Andalucía reconociendo que los recortes van en serio era visto como catastrófico. Lo fue de todas formas, aunque no tanto como algunos esperaban. Y el actual gobierno ha estado negando la posibilidad del "rescatillo", aunque esta vez ya no por motivos electorales (no hay elecciones a la vista).
¿Por qué, entonces? Pues por una razón adicional que pudo tener el anterior gobierno para negar la crisis, a saber, que la percepción de un problema forma parte del problema. Se trataba, en ambos casos, de evitar "profecías que se auto-cumplen". Afirmar que un banco es insolvente, si la gente se lo cree, lo convertirá en insolvente aunque no lo sea: la gente correrá a sacar sus fondos del dicho banco intentando salvarlos de la insolvencia, con lo que el banco se convertirá en insolvente. Si eso lo sé yo desde hace muchos años (la cita sería de un tal Merton, un sociólogo estadounidense de hace más de 60 años que, a su vez, la tomaba de un tal Thomas si no recuerdo mal), es seguro que lo saben los políticos: "si los actores sociales definen una situación como real, ésta será real en sus consecuencias".
Para el actual gobierno, afirmar que se venía un "rescate" hubiera desatado apuestas (CDS, credit default swaps, por ejemplo) que lo hubieran acelerado o empeorado. Como el gobierno anterior. Otra cosa es que cada partido intente arrimar el ascua a su sardina, cosa que, desgraciadamente, es su trabajo.
Continuará (Daurigota, en esperanto)

3 comentarios:

  1. Hola José María,
    te escuché en La rosa de los vientos y dado que compartimos apellido, me interesé por tu blog, interesantísimo, a partir de ahora seguiré tus publicaciones. También mi padre, Pedro Jacinto Tortosa, que se ha puesto las pilas con internet el último año y al que le ha parecido también muy interesante tus reflexiones.

    Te comparto aquí su blog http://sospechasypoemas.blogspot.com

    Y también te comparto el mío
    http://neo2025.blogspot.com

    Un fuerte abrazo

    Pedro Jacinto Tortosa y Noé Tortosa

    ResponderEliminar
  2. Pedro, pásame tu e-mail o escríbeme al mío que aparece por algún lado de este blog (jmtortosa3@gmail.com). Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, no se sabe casi nada a ciencia cierta del “préstamo en condiciones muy favorables” que desde Bruselas han tenido la bondad de concedernos, así sin pedirlo ni nada. Ni monto, ni plazos, ni condiciones, ¿Sabemos que no es a la griega? Bueno, no exactamente, sabemos que eso es lo que dicen, y claro, como hasta el momento siempre nos han dicho la verdad nos fiamos. Después de todo son gente seria estos gobernantes.
    Saber, saber, solo sabemos que lo van a cobrar (o a intentar hasta el final, al menos), si para este fin son necesarios más recortes, o que el “rescatillo” se convierta en “rescate a la griega”, se hace y santas pascuas. Después de todo PP y PSOE con algún cómplice ya hicieron parte de los deberes en septiembre modificando el artículo 135 de la constitución para convertir en prioridad absoluta este tipo de gastos, en este caso arrimando los dos el ascua a la misma sardina, y sin electoralismos ni nada, pura responsabilidad.
    Y por cierto, si hay un ejemplo de referéndum en la Europa tambaleante, en Islandia, quizá no nos acordamos porque la confundimos con la Europa pseudodemocrática. Ahí es cierto que no hay ninguno. ¿El resultado? Bueno parece que Islandia mejora y con un coste mucho menor en términos sociales, cosas que pasan algunas veces cuando se resetea el sistema financiero. La suerte del irresponsable que dirían otros.

    ResponderEliminar