domingo, 24 de junio de 2012

La otra cara de la crisis

En 2009, cuando la crisis económica arreciaba, Naciones Unidas pidió a una comisión de expertos que hiciese un informe sobre la misma y lo que se podía hacer con ella. Reproduzco uno de sus párrafos:
Growing inequality as a source of the crisis 
20. Although economic globalization has supported rapid growth, it has also produced increased volatility in incomes and increasing income inequality. It has not only been associated with increasing inequality of income within developing countries, but also between developing countries and between developed and developing countries. Inequality has also increased within developed countries. When combined with changes in financial markets, this growth in inequality has had important consequences for the evolution and resolution of the crisis.
Resumiendo: que la llamada globalización había tenido efectos positivos para el crecimiento, pero que había producido una creciente desigualdad de rentas dentro de países "desarrollados" o "en desarrollo" y desigualdad entre los mismos. Esta desigualdad, unida a los cambios en los mercados financieros, ha tenido notables consecuencias para la dicha crisis. 
A estas horas, ya es sabido que la mentada crisis afecta a los países centrales, es decir, a los Estados Unidos y a la Unión Europea y, mucho menos, a los emergentes BRICS y asimilados, muy poco a América Latina y nada (porque es difícil estar peor) a las zonas más periféricas de África.
Pero sí se puede suponer que la pobreza está aumentando a medida que aumenta el desempleo y se recortan los gastos sociales, las redes de seguridad ("safety nets") y la inversión gubernamental.
Sí, pero también aumenta el consumo de bienes de lujo según un reciente informe:

Cierto que con un bache en la tasa de crecimiento de 2008 y 2009, pero el volumen de dichas ventas ha vuelto a la "normalidad" en 2010 y se supone habrá seguido aumentando en 2011. En muchos países es más que visible. Pero aconsejo dar un vistazo a lo que cuenta el informe sobre la China comunista, su demanda de bienes de lujo y la diferencia entre los casinos de Macao y los de Las Vegas y Atlantic City.
Comentaba el otro día con un colega ecuatoriano la necesidad que había de abandonar algunos conceptos si queríamos entender lo que estaba sucediendo. Habíamos terminado comiendo en un pequeño restaurante en la montaña alicantina (otra mesa ocupada y la nuestra) con lo que acabamos pegando la hebra con el dueño (yo en valenciano -poco educado por mi parte porque evidentemente no es la lengua de mi colega que, claro, habló en castellano). Nos contó que estaba pensando en cerrar el restaurante y emigrar ¡al Ecuador! para montar allí un negocio parecido.
¿Norte/Sur? ¿Desarrollado/En vías de desarrollo?¿Imperio?¿Naciones o clases sociales?

2 comentarios:

  1. Es lo que tiene la globalizacion,una enorme polarización de las rentas dondequiera que se encuentren. Pese a este gran defecto,¿Podria habernos salvado esto de una nueva guerra mundial? A lo largo de la historia,debido a los aranceles aduaneros,una de las formas que han encontrado los estados para dar salida a su producción industrial ha sido el armanento.¿Podria la globalizacion haber frenado esto?
    UN SALUDO Y FELICIDADES POR EL BLOG.

    ResponderEliminar
  2. El libro de Williamson que he citado alguna vez explica que la anterior etapa de globalización fue acompañada por la Gran Divergencia entre países y el aumento de desigualdad dentro de muchos países también. Como ahora. Lo que no es necesario es que acabe con una Gran Guerra (como la del 14). La historia puede repetirse o no. Pero es cierto que el sector del armamento juega un papel "keynesiano" (invertido y pervertido), pero keynesiano al fin y al cabo. No sé más.

    ResponderEliminar