sábado, 16 de junio de 2012

Europocalipsis

Se publican en Foreign Policy los doce elementos que componen el apocalipsis europeo, es decir, de la Unión Europea. Recojo los que recuerdo después de su lectura.
1. Grecia, como se verá mañana. Que trae a los funcionarios europeos y no europeos a mal traer lo muestra que hasta hayan prometido ríos de liquidez tras las elecciones.
2. Los bancos españoles como precipitante. Sí, es el segundo elemento. No todos, claro. Pero todos tocados aunque los internacionalizados tengan mayores posibilidades de nadar y guardar la ropa. Los pequeños y locales, fuertemente "enladrillados" son otra cosa.
3. Alemania, es decir, su situación política interna, cómo está jugando la prensa local y cómo su clase política intenta arrimar el ascua a la propia sardina... sin quemarse.
4. La Troika, pero no como solución, sino como problema: conflictos internos en especial en lo que se refiere al FMI que, obviamente, tiene otros asuntos que tratar.
5. Inglaterra que está en la UE pero no en la Eurozona y que pretende nadar y guardar la ropa (sobre todo esto segundo). Por un lado "Air strip one", según aparece en la novela de Orwell "1984", es decir, mero apéndice de los Estados Unidos y, por otro lado, pegada al continente (o viceversa).
6. Los Estados Unidos, que necesitan un euro débil para que no sea competitivo con el dólar, pero necesitan la estabilidad del euro para su comercio.
7. Las agencias de "rating" con su violencia simbólica y sus sospechosos intereses creados.
8. Italia, que va después de España
9 Auge de los partidos extremistas, xenófobos, autoritarios, violentos, 
10. Chripre, pequeño pero desestabilizante. Puede ser un mejor catalizador que los bancos españoles.
11. China, porque existe, porque ha dicho que compraría deuda y porque tiene sus propios proyectos imperiales.
12. Centroeuropa: Cito textual
In many ways, "new Europe" harks back to the old "Old Europe." The newfound centrality of Central Europe is a return to the Concert of the 19th and early 20th centuries, with the continent's geographic core setting the tone for the periphery. It bears reminding that the last European transnational currency to collapse was the Austro-Hungarian crown after World War I, which eventually set in motion the geopolitical dynamics that led to the euro. Stresses on the eurozone could reorient Europe back toward Mitteleuropa, leaving the Visegrád countries as the crisis's surprising winners.

No hay comentarios:

Publicar un comentario