jueves, 7 de junio de 2012

Es el petróleo

Un lector asiduo de este blog y, a pesar de ello, amigo (gracias, Manolo) me puso sobre la pista. Se trata de este informe sobre las posibilidades petroleras de Norteamérica, es decir, de los Estados Unidos más Canadá más México (es decir, el auténtico NAFTA donde NA significa Norte América -North American Free Trade Agreement-). De hecho, estos dos últimos están entre los primeros proveedores de petróleo al primero de ellos, junto a Arabia Saudita y Venezuela (sic). Pero el informe que cito lleva por subtítulo "Norteamérica, ¿un nuevo Oriente Medio?" planteando así la posibilidad de que el centro de la producción mundial (no solo el consumo, donde la China avanza a pasos decididos) pase de una zona a la otra.
Para algunos autores en Foreign Policy, tal vez las noticias sobre el "pico del petróleo" (como fue la muerte de Mark Twain) han sido exageradas, dados los nuevos descubrimientos. Difícil saberlo porque, como es reiterativo, las empresas petroleras (como los Bancos) son mentirosillas y anuncian cambios positivos en la oferta (descubrimientos) o negativos ("pico del petróleo") según convenga a la fijación de precios, en buena parte gestionados fuera de las inexistentes leyes de la oferta y la demanda para un producto como éste. Sí  es cierto que parece haber un relativo frenesí buscando  nuevos yacimientos aunque no sean de gran calidad y aunque se encuentren en lugares de difícil acceso como en las profundidades marinas. Es obvio que quien encuentre un buen yacimiento ahora, tiene asegurados beneficios en cuando lo ponga en funcionamiento (que no es al día siguiente, digamos).
Afirmar un nuevo boom petrolero y su consiguiente rebaja del precio del barril puede tener efectos bien conocidos por el marketing de los cárteles de la droga: se trata de conseguir (o mantener) la adicción rebajando  los precios para aumentar las ventas... que serán seguidas por un alza de los precios para los que ya no pueden abandonar su dependencia de drogadicto.
Discutible. Lo que, en cambio, y siempre según este último artículo, sigue siendo evidente es que el petróleo y su posible crisis (crisis es aquel momento en que "ya no", pero "todavía no", es decir, un momento de inflexión, como cuando una enfermedad "hace crisis") está muy relacionado con la crisis económico-financiera de los países centrales y, en particular, con la crisis medioambiental del Planeta: mantener la drogadicción al petróleo puede ser nocivo para la salud del Planeta o, para ser exactos, para una de sus especies más dañinas, la humana.
Pero hay más: no todas las técnicas para extraer el petróleo son neutras. Las hay, como el "fracking",  agresivas para los mismos que las aplican directamente y problemáticas para el medioambiente lo cual genera desconfianza incluso entre los accionistas de las empresas petroleras todo lo cual genera reacciones adversas entre algunos ciudadanos, cosa que, en un sistema electoral mayoritario, podría producir curiosos conflictos de intereses entre los que financian la campaña y los que quieren ser elegidos.
Lo que me resulta más irónico de este asunto es  el nuevo giro que tomaría la llamada "doctrina Carter" que ha sido seguida por todos los presidentes que le han sucedido, Obama incluido. La expuso en su discurso sobre el "Estado de la Unión" de 1980:
Expongamos nuestra posición de una manera absolutamente clara: Cualquier intento por parte de cualquier fuerza exterior para obtener el control de la región del Golfo Pérsico será considerada un asalto a los intereses vitales de los Estados Unidos de América y tal asalto será repelido con cualquier medio necesario, incluyendo la fuerza militar.
Era el petróleo y sigue siendo el petróleo. Pero si el informe del Citi GPS que he citado al principio es correcto, la cosa puede cambiar. Una vez más, mala cosa es dejarse llevar por las inercias: el enfoque que era válido ayer no tienen por qué seguir siendo válido hoy. Lo que, de momento, sigue claro es que lo intereses vitales de los Estados Unidos de América coinciden con el  Planeta... excepto en lo que respecta al medioambiente. Porque son intereses a corto plazo: hasta la próxima elección y hasta la próxima asamblea de accionistas o reunión del consejo de administración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario