viernes, 29 de junio de 2012

El pueblo en armas

De Maquiavelo a Clausewitz hay una corriente de pensamiento contraria a los ejércitos de voluntarios (o mercenarios) y a favor del ejército de conscriptos. De hecho, hay también una corriente de pensamiento que liga el nacimiento de la ideología nacionalista con la necesidad de conseguir ejércitos baratos, es decir, de conscriptos, dando a los jóvenes en la edad de la testosterona un motivo para servir a la Patria ("que morir por la Patria no es morir, es vivir", como reza una estrofa del himno nacional colombiano o, por seguir con los himnos, "en sus aras [de la Patria] de nuevo juremos, morir antes que esclavos vivir" que han cantado los indígenas bolivianos sometidos durante años a la opresión de los criollos "libertadores"). "Aux armes, citoyens".
Me vienen a la mente esas historias al ver (y es buena noticia) que, según Netanyahu, el ejército israelí (FDI), de conscriptos, va a incluir tanto a los árabes (los palestinos que viven en Israel, algunos de los cuales han conseguido escaño en el Knesset) como a los haredim, los ultraortodoxos que, hasta ahora, estaban exentos de dicho servicio a la Patria por motivos de conciencia. Lo de los haredim me impresiona menos: tengo amigos que, en su día, fueron objetores de conciencia y pasaron penas de cárcel o similares en España, Italia o Noruega, ya que dicha objeción era un delito. Lo que me impresiona es lo del los árabes ya que significa el abandono del "estado étnico", a saber, el Estado Judío, cosa que los sionistas extremos (Yisrael Beitenu y HaBayit HaYehudsigo citando Ha'aretz) han entendido bien y se han distanciado del proyecto que, en todo caso, se aplicaría poco a poco. De llegar a ser ley lo que Netanyahu propone, se trataría de un Estado moderno (a-confesional, a-racista), eso sí, con servicio militar (o prestación civil sustitutoria) obligatorio/a para todos sus ciudadanos y no solo para los que cumplen con determinados requisitos de origen étnico o religioso. Como es sabido, uno de los problemas de los nacionalismos es definir quiénes y cómo quedan dentro y quiénes y cómo quedan fuera (del censo, del acceso al pasaporte, del reconocimiento como miembro).
Sé que para los contrarios a todo ejército, la noticia no añade mucho. Pero permítaseme ver el lado bueno de la posible decisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario