sábado, 16 de junio de 2012

Blowback

"Blowback" titula Wallerstein un Comentario (nº 335, 15 de junio -traducido en La Jornada y reeproducido en Rebelión el 24 de junio) que también se podría titular "efecto frankenstein". Pone dos ejemplos históricos: los Estados Unidos fomentaron a los talibán afganos dirigidos por Osama ben Laden para que se enfrentasen al ejército rojo que acudía a defender al gobierno comunista de Kabul y, cuando cayó éste, Al Qaeda (la base en la que Osama llevaba las cuentas de los dineros que llegaban de USA) se convirtió en enemigo de quien le había fomentado. 
El otro ejemplo es Hamás, apoyado inicialmente por el gobierno israelí para debilitar a la OLP y que, con el tiempo, adquirió tonos todavía más anti-israelíes que lo que pretendían sus favorecedores iniciales.
Wallerstein insinúa que estos "blowback" se producen cuando el que lanza la piedra se encuentra en una situación de poder decadente. En esos casos, la piedra inicial parece que funciona, pero a medio plazo hay más dudas y, a largo, se vuelve contra el que la lanzó. Es cosa de dónde y cómo se encuentran en la jerarquía mundial, fiel a su idea de que el todo es anterior a la suma de las partes.
Y los Estados Unidos ya no son lo que eran aunque pretendan sus presidentes recuperar el poder mundial que tuvieron. E Israel sigue persiguiendo el "impossible dream" de un solo estado (judío, por supuesto) para todo el territorio del Eretz Israel, sean cuales sean sus fronteras bíblicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario