jueves, 17 de mayo de 2012

"Los de siempre" vs "quién los conoce"

Son dos argumentos fáciles de encontrar a la hora de cualificar gobiernos. Por ejemplo, Italia tiene  una clase dirigente muy envejecida: los directores de los Bancos parecen obispos, pero los altos cargos políticos no andan muy lejos de esa gerontocracia. En cambio, el nuevo gobierno Ayrault está  formado, a decir de los tertulianos españoles que se irritan ante cualquier cosa que no huela a su camada "anti-progre", por "desconocidos". No parecen muy bien informados (igual  lo están, pero prefieren intoxicar). Lo cierto es que es un gabinete muy joven (sobre todo si se compara con los datos italianos).
Pero una cosa es levantar acta de la edad media de un gobierno o de su nivel de paridad o de la capacitación previa de sus miembros y otra cosa es recurrir a argumentos calificadores o descalificadores convirtiendo el dato en un juicio. 
Creo recordar que ya Quino, en una inolvidable Mafalda, hacía ver que una edad media u otra sería recibida por los críticos de la misma forma. Si eran nuevos porque "quién los conoce" y si ya tenían experiencia porque "son los de siempre". Para ellos, lo importante no es el dato sino el juicio. Y ése es previo a los datos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario