martes, 15 de mayo de 2012

La catástrofe

Hoy es el Día de la Nakba (catástrofe, en árabe). Se conmemora el principio del fin de los palestinos y el fin del principio que, de la diáspora judía, llevaría a la creación del Estado de Israel, Día, pues, de la Independencia. El periódico israelí Ha'aretz (la tierra, en hebreo) cuenta las idas y venidas que este año está teniendo el Día por parte de los palestinos que viven en Israel y, en particular, por parte de los que son miembros del Knesset (parlamento) y se han enfrentado a sus colegas judíos o no palestinos a propósito de la conmemoración y la ceremonia prevista en la Universidad de Tel Aviv.
Los conflictos cuantitativos son relativamente fáciles de solucionar, por ejemplo cuando se trata de discutir qué parte del beneficio va al capital y qué parte va al trabajo. No digo que sea absolutamente fácil. Lo que digo es que son más fáciles que los conflictos simbólicos, porque ahí es más difícil llegar a arreglos (20/80, 50/50, 80/20, por poner casos cuantitativos).
Conflictos simbólicos no significa que no tengan consecuencias observables. Si, por ejemplo, el Estado de Israel no va a financiar a grupos o instituciones que nieguen el carácter de Estado Judío al actual Estado de Israel, es obvio que eso tiene consecuencias. Sobre todo para los palestinos que tienen la ciudadanía israelí y, obviamente, no son judíos. Pero la tendencia en conflictos como éste es que no hay acomodo posible: o todo o nada. Y la posibilidad de una solución de "dos Estados" se aleja cada vez más. Catástrofe sobre catástrofe, con nuevos asentamientos, violencia de los colonos y demoliciones de casas, arranques de olivos y apartheid palestinos. Los colonos no deben ser molestados por los que enlazan aquella catástrofe con las que han seguido. En cambio, los ciudadanos israelíes que quieren serlo por haber nacido en Israel y no por ser judíos, van a ver que los tribunales le dicen que son judíos porque son hijos de mujer judía aunque no se declaren judíos ya que no tienen religión.
Shalom, salam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario