miércoles, 23 de mayo de 2012

Es clase, no origen

En este estudio de Gallup sobre 15 países europeos (2009-2010, pero recién publicado) se hacen diversas preguntas que después se cruzan con el origen del entrevistado, distinguiendo entre nativos (indígenas, vamos), inmigrantes que ya llevan tiempo en el país y los recién llegados (newcomers).
Economic Status of Migrants and the Native Born in Europe
Que una quinta parte de los recién llegados confiese que no ha tenido suficiente dinero para comprar alimentos en los últimos 12 meses es, en mi opinión, lo más llamativo, comparando dicha proporción con el 7 por ciento de los indígenas o nativos que, en una tercera parte, dicen vivir confortablemente frente a la quinta parte de los inmigrantes que ya llevan tiempo en el país y el 14 por ciento de los recién llegados.
Una clave para entender estas diferencias viene de otra tabla de dicho estudio:

Employment Status
Es el desempleo, estúpido. En momentos de aumento del desempleo en Europa (no digamos en las Españas), se tiene acceso al empleo en términos de capacidad social para ello: los recién llegados son "los de abajo de los de abajo", así que casi la mitad de los mismos se encuentra sin trabajo, razón por la que sus respuestas son las reseñadas más arriba. El empleo, en efecto, no es únicamente cuestión de capacitación. Es también cosa de tener conexiones y, sí, tener suerte. Pero hasta la suerte, muchas veces, es cuestión de conexiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario