domingo, 27 de mayo de 2012

En todas partes cuecen habas

Estaba a punto de subir un post sobre la noche de Shavuot, la noche en la que, en Israel, se conmemora la entrega de la Ley al pueblo judío por parte de Dios a través de su intermediario Moisés, subrayando el hecho que cuenta Ha'aretz de que en algunos restaurantes se haya preparado ensalada de quinua, cereal andino que me encanta, cuando he encontrado, en dicho diario, esta magnífica pieza sobre "la que está cayendo". Compara, en primer lugar, la crisis del 29 y sus actores con la crisis actual y aporta algunas observaciones sobre las reacciones contemporáneas. Tres me han llamado poderosamente la atención.
La primera, que en todas partes (es decir, en países centrales, es decir, los Estados Unidos y Europa), los fondos públicos se han lanzado a rescatar bancos en riesgo. Como en las Españas con Bankia sobre todo.
La segunda, que en todas partes (ídem) la tendencia es a echarle la culpa al respectivo Banco Central y que eso suena más a chivo expiatorio (excelente imagen viniendo de un periódico israelí) que a análisis concreto de situaciones concretas. En las Españas, puede decirse algo parecido sobre MAFO al frente del Banco de España, aunque, ya se sabe, cada situación es única.
Y la tercera es que reducir el problema a una cuestión financiera (préstamos, deuda, liquidez, creación de dinero -QE- etcétera) es condenarse a no solucionarlo: un problema mal planteado es muy difícil de resolver. El problema tiene raíces que no son financieras sino que tienen que ver con la educación, la mano de obra, la cultura empresarial y un montón de factores que van más allá de las competencias de los Bancos Centrales.
Mi conclusión: si el artículo podría re-escribirse poniendo como único actor a un país determinado (los Estados Unidos, España y demás países en vías de subdesarrollo), quiere decir que el problema no es "nacional" sino sistémico. Alguno de mis profesores decía aquello de que "si es común, es que es social". Ahora, para "la que está cayendo" se podría decir que "si es común, es que es sistémico", es decir, tiene que ver con el sistema mundial y, por tanto, difícilmente va a tener solución local un problema que es mundial. Pero como el nacionalismo es la única ideología mundial... pues cada gobierno buscará "su" solución después de haberlo planteado mal. Se hunden.

Y, mientras, los países que fueron sus colonias en las distintas olas de colonialismo (ocupando territorios, ocupando mercados, ocupando militarmente) se divierten viendo cómo los náufragos, a diferencia de los de la Medusa, se pelean por ver quién es capaz de subirse a la balsa que se hunde, con lo que la posibilidad de salvarse (que solo podría ser viable si se pusiesen de acuerdo) se reduce brutalmente precisamente por esa pelea entre los náufragos. Quién te ha visto y quién te ve, y sombra de lo que eras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario