sábado, 28 de abril de 2012

Intención y contenido

Un ex-director del Shabak, acrónimo de Sherut Bitachon Klali, Servicio de Seguridad General en hebreo, Shin Bet cuando se escribe en inglés (en castellano, lo que digan los anglófonos), se ha descolgado con unas declaraciones sobre la pretendida bomba atómica iraní y los verdaderos motivos de Netanyahu y Barak para hacer sonar los tambores de guerra. No puedo saber si lo que dice es cierto o no.
Por parte del bando de Netanyahu, se responde diciendo que el tal Yuval Diskin, el ex-director, se habría sentido maltratado al no ser nombrado director del Mossad, el servicio secreto israelí, y que las declaraciones son una venganza movida por el despecho. Tampoco sé si lo que dicen es cierto o no.
Pero, una vez más, se trata de distinguir entre la verdad o falsedad de una afirmación (es decir, si se corresponde o no con la realidad de los hechos) y la motivación que se ha tenido para hacerla (es decir, si se ha hecho "en honor a la verdad" o para cumplir otro tipo de propósitos desde la venganza al logro de objetivos políticos o del tipo que sean). Y, una vez más, se usa el juicio de intenciones para desacreditar la verdad de una afirmación. U otros argumentos parecidos.
Pongamos que la acusación contra Dominique Strauss-Kahn por haber intentado violar a una empleada del hotel en el que se alojaba hubiese venido extraordinariamente bien a los intereses electorales de Sarkozy que sabía que DSK iba a ser un contrincante todavía más  peligroso que Hollande. Si hubo manipulación mediática o no, tiene poco que ver con saber si el hecho se produjo o no. Que el bando de Sarkozy lo niegue y no guarde silencio es sintomático, pero no prueba nada. Tampoco que el bando de DSK niegue que se hubiese producido la entrevista del Guardian.
Leo muchas noticias al cabo del día. Me divierte. Pero no tengo por qué creérmelas todas porque sí sé que puede haber intención de engañar como cuando, pomposamente, PressTV pone en titular lo que, en el texto, está en boca de un oscuro intelectualillo de provincias que podría ser yo. Desgraciadamente, no dispongo de instrumentos para saber si me están engañando o no. Históricamente, me han engañado muchas veces. Y me han mentido muchas más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario