lunes, 30 de abril de 2012

Otra vez el falso antisemitismo

En un mundo que funciona en términos de "o blanco o negro" "y el que no está conmigo, está contra mí" y en el que hay "verdades" intocables que no pueden ser puestas en duda (no digo negadas, digo, simplemente, puestas en dudas), el que llega diciendo "blanco Y negro" (yin Y yang), "puedo estar a favor de ambos, pero también en contra de ambos" y reivindica su derecho, como intelectual, a poner en duda cualquier proposición, va a tener problemas. Los ha tenido un muy querido amigo. Es humano y, como tal, comete errores. Pero no es error estar en un campo diferente al dominante. Y creo que los que le atacan no han entendido de qué va ese planteamiento.
Antisemita, en efecto, es, incluso para un medio progresista como el que cito, cualquiera que no vea a los judíos, los israelitas y los sionistas únicamente con una luz: la positiva. Empíricamente, esa observación está llamada a la equivocación: no hay nada humano (ni mi amigo, ni yo) que pueda ser visto únicamente bajo un prisma positivo (de paso, recuerdo que semita es una familia de lenguas que incluye al árabe).
Antisemita también es el que no se pone incondicionalmente del lado de todos los judíos, israelitas y sionistas. Ya he contado en otros contextos que esa incondicionalidad es imposible si se ponen los tres términos al mismo nivel y se suponen que los tres son un único gentilicio. Porque, creo, se puede estar contra los sionistas y a favor de los israelitas, sean o no judíos, teniendo la judeidad como irrelevante, como es mi caso (tengo suficientes amigos judíos, practicantes y laicos, como para saber lo que quiero decir).
También dicen que antisemita es el que pone en duda el exacto número de asesinatos cometidos por los nazis en el Holocausto, la shoa. Me parece que es una cuestión empírica que no tendría que ser delito someterla a verificación intersubjetiva.
Lo que no he oído es que se llame antisemita al que incluye entre las atrocidades de los nazis el "homocausto" (los homosexuales en las cámaras de gas) o el "porrajmos" (la "devoración", como llaman los gitanos a su intento de holocausto) y se asombra de que no haya habido compensaciones económicas para dichos colectivos (recuerdo que holocausto, en su raíz griega, significaría algo así como "cremación total" y es obvio que ninguno de los colectivos perseguidos por los nazis fue hecho desaparecer totalmente).
Y siempre es legítimo preguntarse por otras opciones explicativas más allá de la dominante, sean o no sean controlados los medios estadounidenses por los judíos.
Afectivamente, estoy de su lado: es mi amigo, como de mi familia. Intelectualmente, también, aun reconociendo que hay puntos en los que no estamos de acuerdo. Pero no parece que Ha'aretz esté en esta última onda a pesar de haber publicado cosas como las que siguen:
- “Social activists move to stir up Israeli public ahead of planned mass protests”, Ha’aretz , 26 de octubre de 2011, sobre los "indignados" que, allí, incluyen también a supervivientes del Holocausto que ahora no tienen qué comer
A.B. Yehoshua , “Dividing the Land of Israel into two states is a moral imperative. The concept of the Jewish homeland has dominated the discourse for millennia, but now we need to reach definitive conclusions”, Ha’aretz, 9 de octubre de 2011.
Ilan Lior, “Following court ruling, hundreds of Israelis to declare themselves 'without religion'”, íbid., id., es decir, no todos los israelíes son judíos (también los hay árabes, como ya he comentado
Gideon Levy, “Jewish people are just that, people, and far from chosen. The idea that we are members of the chosen people is deeply ingrained, not only in the Jewish tradition, but also among modern and ostensibly secular Israelis”, ibid., id.
Ninguno ha sido acusado de antisemita. ¿Por qué mi amigo sí, diciendo cosas menos extremas y, simplemente, planteando dudas?
Ya puestos, la página de The Black Jews, Beta Israel (Casa de Israel), puede consultarse en http://robtshepherd.tripod.com/falasha.html. Suponen ser descendientes de “la tribu perdida”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario