sábado, 14 de abril de 2012

Capitalismo en estado puro

Vale la pena leerlo. Se trata de la mejor defensa que he visto sobre el papel de los "especuladores" llamándolos tales. Había leído cuentos sobre cómo la absoluta libertad de los infinitos ofertantes y los infinitos demandantes, todos ellos con libertad absoluta y todos ellos con información completa, llevaban a los precios a encontrar su equilibrio en ese mítico lugar llamado "mercado", del que todos hablan pero que nadie ha visitado todavía.
Lo que es nuevo es que se les llame "especuladores" a los que usan de su poder para abaratar lo que van a comprar y usan de su poder para encarecerlo una vez lo van a vender o a los que "apuestan" por un determinado precio futuro haciendo que su apuesta forme parte de la formación de dicho precio o corren a comprar cuando ven que los precios aumentan para así vender cuando hayan subido suficientemente gracias precisamente a sus compras previas. En todos los casos se obtiene el beneficio, que es de lo que se trata.
El caso de los "especuladores" que he citado es el del sector energético en general y del petrolero en particular. Obvio: no hay infinitos ofertantes sino que son pocas empresas, la mayoría estatal o, como en el caso de YPF, en proceso de nacionalización; los demandantes no son infinitos porque entre las petroleras y el que llena el depósito de su coche hay unos pocos intermediarios que terminan en las estaciones de servicio... muchas de las cuales propiedad de las petroleras; la información la tienen unos pocos; la capacidad de influir en el proceso la tienen unos todavía más escasos, pero no por ello irrelevantes. Y, más que por supuesto, no hay "mano invisible" que logre que estos manejos se conviertan en bienestar, felicidad y seguridad de los mindundis de la Tierra, sino en beneficio, altísimos sueldos, stock options, jubilaciones y tren de vida espectaculares.
¿Está bajando el valor de YPF ante la eventualidad de su nacionalización? De eso nada: en un primer momento subió su precio. Y no me extrañaría que hubiese habido información privilegiada ("insider trading") que permitió comprar esas acciones a la baja para venderlas ahora que están en alza ante la seguridad de que tendrá que ser pagada por el nacionalizador que, a su vez, hará todo lo posible por abaratar lo que tiene que nacionalizar. Ahí se me escapa el argumento: si nacionalizas, no pagues. Pero parece que se trata de un juego entre damas y caballeros. Pero de "mercado", nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario