jueves, 19 de abril de 2012

Cáncer

Tengo amigos que han superado su cáncer y amigos a los que el cáncer se los ha llevado por delante; amigos que lo han superado sin mayores problemas y amigos que, para superarlo, han tenido (y tienen) que sufrir bastante. Yo mismo fui operado de un tumor en 2004.
Es curiosa, a este respecto, la lista de frases que una enferma de cáncer, inglesa y periodista, publica en su periódico, The Guardian y que La Repubblica traduce al italiano. Son las diez frases que, según ella, no se deberían decir a un enfermo en tales circunstancias. Según mi experiencia, no las subscribiría todas. Unas, porque no me preocupa nada que me digan "qué bien te encuentro". Puede atribuirse a la edad (un ex-presidente internacional de Rotary lo contó en Alicante hace ya años: los varones pasamos por cinco etapas en la vida, a saber, infancia, adolescencia, juventud, madurez y "qué bien te encuentro") y me produce una sonrisa. Otras, porque son demasiado dependientes de una determinada cultura (la británica) que no tiene que coincidir necesariamente con los esquemas de comportamiento esperables en una cultura mediterránea sobre la ayuda mutua o las visitas de cortesía. 
Pero lo más interesante es que el tabú sobre el cáncer está desapareciendo a marchas forzadas y ya es frecuente leer que "murió de cáncer" donde antes se habría escrito "murió de una larga enfermedad". El intermedio es "murió después de una larga lucha contra el cáncer". El tabú ha desaparecido, entre otras razones, porque ya son más los que salen de dicha enfermedad que los que se quedan en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario