martes, 6 de marzo de 2012

Irán-Israel-Estados Unidos

Hablé el otro día sobre este triángulo no precisamente amoroso y uno de los asistentes quiso saber a favor de quién estaba yo, personalmente. Me acordé de un texto de Galtung al que ya he hecho referencia para revisar las posiciones posibles:
1. A favor de uno de ellos y contra los demás.
2. Contra uno de ellos y, por tanto, comprensivo de los demás. 
3. Contra todos ellos por estar contra la violencia que practican (cada cual a su manera).
4. Ni a favor ni en contra de ninguno sino preocupado por la noviolencia, para lo cual lo único que puedo hacer es intentar entender por qué actúa cada cual del modo en que actúa, sea por sus problemas internos, sea por sus complejas relaciones con los otros dos vértices del triángulo. Es lo que había hecho en mi charla, pero es un tipo de argumento que, por lo que veo, cuesta entender por aquello de que "el que no está conmigo, está contra mí" y si no estoy a favor de uno de ellos (o de dos de ellos) es que estoy contra ese o esos.
De aquel día a hoy ha habido alguna novedad:
1. elecciones parlamentarias en Irán, en las que ha perdido Ahmadineyad frente a Jamenei, todos pensando en las presidenciales del año próximo. No significa, necesariamente, que su "suflé" se vaya a deshinchar, más viendo que la oposición no pudo/quiso participar.
2. conferencia anual de AIPAC, con defensa, por parte de Obama, del derecho de Israel a la auto-defensa (?) y repetir que "todas las opciones están sobre la mesa".
3. progresivo afianzamiento de Romney frente a Santorum (y, sí, frente a Gingrich), con lo que no hace falta que repita mantras anti-iraníes, pero sí anti-Obama ("si Obama es re-elegido, Irán tendrá armas nucleares", titula Ha'aretz que ha dicho Romney) y también es posible que Natanyahu fuerce el ataque antes de las elecciones de noviembre para forzar una respuesta del presidente Obama y un escándalo por parte de Romney (no se olvide que Reagan ganó unas elecciones contra Carter pactando con el fundamentalista Jomeini; no sé por qué no podría Romney, en plan pragmático, pactar con Netanyahu contra Obama: Netanyahu ganaría de todas todas o porque forzaría la intervención de Obama o porque, si no intervenía éste, tendría a Romney dispuesto a pagar su deuda electoral con Netanyahu)
4. solo el gobierno de Israel sigue como estaba y se lo plantea sistemáticamente a los estadounidenses (un resumen, aquí)
Pero mi actitud sigue siendo la misma. Intentar entender no quiere decir justificar. Y, siguiendo las puestas al día del artículo que acabo de citar, intento entender no solo a los gobernantes israelíes y estadounidenses, sino también a los iraníes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario