sábado, 3 de marzo de 2012

Algo mejor que tecnología

No soy tecnófobo. Sencillamente, uso la que está a mi disposición y me es útil sin por ello andar a la búsqueda de novedades convenientemente marketineadas. Lo digo para que se entienda mi reacción ante estos documentos, recientemente desclasificados, que muestran las veces en que los sofisticados sistemas informáticos de alarma temprana ante un posible ataque nuclear (estamos hablando de los viejos tiempos de la Guerra Fría) produjeron tal alarma, lo cual tiene dos lecturas. Primero, la cantidad de veces que estuvo el mundo a punto de que el otro lado tomase por buena lo que era una falsa alarma. Y, segundo, que tales alarmas no llevaron al holocausto precisamente porque intervino la mente humana evaluando el riesgo aunque fuese, como le sucedió a Brzezinski, a las 3 de la madrugada.
Si eso es así, si la mente humana es un instrumento mejor para evaluar riesgos que los complejos y complicados complejos informático-tecnológicos, habría que sacar alguna conclusión para el mundo que nos rodea ahora, lejos de la Guerra Fría pero no por ello con menos riesgos, aunque de otra índole.
El Bulletin of the Atomic Scientists cuelga un artículo interesante a este respecto: las armas biológicas y químicas en poder del gobierno sirio que podría usarlas o podrían caer en manos de grupos "todavía más peores". ¿Hay aparatos para prevenir ese tipo de ataque? No creo. Solo hay uno y no es un aparato: la mente humana, capaz de prevenir el enfrentamiento, gestionar el conflicto, proporcionar salidas honorables para todas las partes, aportar soluciones a los problemas de fondo etcétera, etcétera, etcétera. Desgraciadamente, se dedican más fondos a preparar el enfrentamiento armado que a prevenirlo. Así que igual es mejor confiar en máquinas inconfiables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario