martes, 20 de marzo de 2012

Agua y Estado

Un vistazo a los mapas del Atlas of Transboundary. Global maps, regional cooperation and local inventories, publicado por la UNESCO, permite dos constataciones. 
La primera es que la Naturaleza no sabe de naciones ni de Estados. Los acuíferos tienen la mala costumbre de saltarse las fronteras creadas por los humanos, muchas veces totalmente arbitrarias o, peor, fruto del colonialismo, como sucede en África donde, además, las fronteras dictadas por los acuerdos entre potencias coloniales, y generalmente aceptadas por sus sucesores postcoloniales, cortan "pueblos", "etnias" y "tribus".
La segunda es que los Estados son inevitables cuando se quieren añadir estadísticas por ejemplo de "uso per capita de los acuíferos". Las estadísticas, como su mismo nombre indican, son del Estado.
No está muy claro cuántas "naciones", "etnias" o incluso "lenguas" hay en el mundo. Lo que sí sabemos es que hay más que Estados ya que la norma es la heterogeneidad: tal vez solo haya 25 estados lingüísticamente homogéneos (sin contar inmigrantes), del tipo Portugal, Dinamarca, Polonia, Uruguay, Japón, Islandia, Corea del Norte; tal vez solo hay dos Estados étnicamente homogéneos, a saber, Japón e Islandia (y eso que en el primer caso no se cuentan los okinawenses con su propia lengua ni, si se quiere, los burakumin, casta inferior, o los aiunus); y tal vez sólo haya 6 Estados nacionales.
Lo que sí está claro es que esta fractura entre Naturaleza y Política va a traer algún que otro conflicto adicional, las "guerras del agua", vistos los problemas que está teniendo el recurso al agua, cada vez más conflictivo y que fácilmente puede trasformarse en conflicto "étnico".

No hay comentarios:

Publicar un comentario