jueves, 16 de febrero de 2012

Ricos más listos, pobres más tontos


O ambas cosas a la vez. El gráfico que reproduzco del New York Times es muy claro o así me lo parece: las diferencias en las pruebas de lectura entre blancos y negros han disminuido si se controla la renta, pero la diferencia entre los ricos y los pobres ha aumentado. Como dice el texto, la diferencia entre los niños ricos y los niños pobres es ahora el doble de la diferencia entre niños blancos y niños negros (que sigue siendo real aunque sea decreciente).
Las cosas pueden cambiar con el tiempo (como se ve con la cuestión racial), pero la educación de los niños tiene la misma inercia que un barco (es una metáfora que usó Alfred Sauvy para explicar las consecuencias a largo plazo de los cambios demográficos). Es decir, no se puede frenar en seco y los efectos perduran. En las Españas se ha visto: los que dejaron sus estudios porque ganaban su buen dinero en la construcción, ahora que la burbuja ha reventado se encuentran sin empleo y sin capacitación. Para el caso de los Estados Unidos puedo pensar en un futuro de mano de obra muy barata, sin cualificación, que sustituya a las factorías de esclavos y presos que pueblan la China.
La Revolución Industrial creó mucha miseria (el pauperismo, como se llamaba) y tardaron años en que entre sus efectos y los de la explotación a los países periféricos se pudo tener, en los ahora centrales, un "Estado del Bienestar". Tal vez estemos en algo parecido (nunca es igual) y las revoluciones tecnológicas tardarán en ser beneficiosas para "los de abajo" (lo son, sin duda, para "los de arriba"). O tal vez los emergentes y algunos periféricos (¿latinoamericanos?) van a sustituir a los actuales centrales que tendrán una mano de obra no cualificada para los talleres semiclandestinos de bajo valor añadido (porque esos productos seguirán existiendo).
Estas cosas son como la meteorología. Tal vez llueva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario