domingo, 5 de febrero de 2012

Luchadores

No soy un luchador. Soy como Arquíloco. Pero tengo amigos que sí lo son y confieso mi dificultad para entenderles, más allá del afecto. Este texto me ha aclarado mis ideas sobre mis amigos luchadores:
I do not expect to see the things I fight for happen in my lifetime. Matters have gone far beyond that. I expect to fail, to die in defeat. That does not matter to me. The fight is worth waging because these things matter, and I intend to give the years I have left to that fight, no matter the outcome. Sooner or later, we will prevail. Write it down; I just did. I probably won't be here to see it, but victory is its own reward, because a better world is possible, and that is all that matters.
Aparece al final de un texto en el que se narran las luchas y derrotas de su autor. Importan dos cosas: tener claras las cosas que importan y estar convencido de que saldrán adelante y triunfarán aunque el luchador ya no llegue a verlo. Y ésa es mi diferencia: tal vez tenga claro qué es lo que importa (más o menos, tampoco voy a exagerar), pero no tengo tan claro que se vayan a cumplir. Lo que sí tengo claro es que si nadie lucha por ellas, nunca se conseguirán. Este es mi homenaje a mis amigos luchadores en Europa, Asia y América.

2 comentarios:

  1. Es de admirar a aquellos que luchan por aquello en lo que creen ,aunque no lleguen a ver si ese esfuerzo se convierte en una realidad, gracias a muchos de ellos y ellas (luchadores-as) hoy disfrutamos de grandes logros. Un saludo profesor.

    ResponderEliminar
  2. Todo hay que decirlo: también ha habido equivocaciones catastróficas: no toda lucha lleva a algo mejor. Me remito a Russell:

    Hay muchas maneras de rebelarse, y solo una pequeña minoría de éstas es sabia. Galileo fue un rebelde y fue sabio; los creyentes en la teoría de que la Tierra es plana son igualmente rebeldes pero son unos ignorantes. Es arriesgada la tendencia a suponer que la oposición a la autoridad es esencialmente meritoria y que las opiniones no convencionales están destinadas a ser correctas: no se sirve a ningún propósito útil rompiendo las farolas en la calle o sosteniendo que Shakespeare no es poeta.
    Bertrand Russell, “Educación y disciplina”, 1932
    Mi dispiace, la vita è così. Non la ho inventato io.

    ResponderEliminar