jueves, 2 de febrero de 2012

Los pobres en las primarias estadounidenses

Doy por supuesto que si el candidato es Gingrich, ganará las elecciones y eso me aterra. Pero, de momento, el que parece que las ganará (a expensas de una "sorpresa de octubre" por parte de Obama) es Romney. Sigo, más o menos, su campaña y me ha fascinado la última: una frase en la que declara que "los muy pobres no le preocupan", que las clases medias, sí.
Hay demasiadas interpretaciones del asunto ya de por sí complejo.
La primera es: puro pragmatismo, ya que los muy pobres no votan y las clases medias sí. Esto encaja con otra intervención del candidato: los pobres tienen su red de seguridad, a los ricos les está yendo bastante bien, pero es la clase media la que no va tan bien y hay que preocuparse por ellos... para que me voten, claro. Ver esta encuesta del Pew Research Center sobre qué piensan los votantes republicanos sobre el tema según su nivel de renta.
La segunda es clasismo. Los muy ricos (y él lo es, incluyendo algunos pecadillos en paraísos fiscales) están demasiado lejos de los muy pobres como para saber de qué va lo que tan lejos está. Además, es comprensible que no entre en sus preocupaciones.
La tercera es política. Viendo con detenimiento lo que el hombre dice, "no le preocupan" porque sabe que hay redes de seguridad, bonos de comida (food stamps), sanidad gratuita para los pobres (Medicaid) y programas de ayuda para los mismos. Y no le preocupan porque sabe que esos sistemas funcionan y que si algo no funciona, él lo arreglará.
Y la cuarta es electoral (aunque inútil): los contrarios se han agarrado a esa frase para desprestigiar al pre-candidato sin darse cuenta de que ese argumento vale precisamente para los que no piensan votarle para presidente y no impresiona a sus posibles electores en estas primarias para elegir candidato.
La crisis (en USA como en la UE) hace que gobernantes malos sean sustituidos por gobernantes peores (lo de Monti sobre los jóvenes que tendrían que habituarse a cambiar de trabajo si es que lo logran, también se las trae). Menos mal que Gingrich sería todavía "más peor". Pero todavía hay partido, aunque hay quien dice que gane quien gane, Estados Unidos pierde (y, añado: al ser potencia hegemónica, algunos más perderemos, a saber, los subordinados).

No hay comentarios:

Publicar un comentario