domingo, 29 de enero de 2012

Sobre el Jesús histórico

Debió de ser un personaje complejo, hecho todavía más complejo por el conjunto de evangelistas en general y los cuatro elegidos por Roma en particular. Incluso después de elegir los que mejor encajaban con sus ideas, la heterogeneidad es abrumadora y no se excluyen las contradicciones entre ellos (como la que recoge Benedicto XVI sobre el día exacto de la última cena, asunto menor sin duda, pero no por ello menos interesante: no se trata de libros de historia).
Por eso es fácil escoger de entre lo que dicen los evangelios que dijo aquello que mejor encaja con los propios prejuicios. Hay, ciertamente, una versión que hace de Jesús un conservador y que legitima en sus seguidores la búsqueda del beneficio y el enriquecimiento. Al fin y al cabo, el éxito económico, como se supone que leían algunos calvinistas, sería una señal de la predestinación. Me parece una versión exagerada aunque la diera Max Weber, que no era precisamente un teólogo. 
Pero también me parece exagerada la del que hace del Jesús de Nazaret histórico un izquierdista, partidario de la noviolencia, justiciero e inconformista. Se puede leer aquí.
Por lo que se refiere a la paz, se puede encontrar el "mete la espada en su vaina", "la paz os dejo, mi paz os doy" junto al "no he venido a traer la paz sino la espada". Elegir es creer. Pero probablemente, el personaje complejo al que me estoy refiriendo asumiría la contradicción con relativa facilidad. No sé.
(Lo que sí sé, y lo añado el 2 de febrero, es que la salida de Obama diciendo que Jesús habría aprobado aumentar los impuestos a los ricos no viene a cuento).

No hay comentarios:

Publicar un comentario