lunes, 30 de enero de 2012

Petróleo iraní

Todavía no sé qué países serán los "agraciados" por la suspensión de ventas de petróleo iraní a los mismos. Todavía lo discuten en Irán y me parece una movida inteligente: si la Unión Europea, siguiendo los dictados de su jefe y maltratador Estados Unidos, decide suspender las compras a partir de junio (o julio, tanto da), qué menos, por parte de Irán, que suspender las ventas mucho antes. Si la suspensión de compras es para hacer presión sobre Irán, pretendidamente a propósito de su programa nuclear, realmente por su indisciplina con el dólar, qué mejor, por parte de Irán, que adelantar dicha suspensión y dejar a los países de la UE que no son productores de petróleo (creo que solo lo es Escocia, la futura independiente, porque Noruega no está en la UE por voluntad propia manifestada en referéndum) con el trasero al aire.
Lo que no entiendo es a estos de la UE, a no ser que recuerde que Barroso formó parte del cuarteto de las Azores donde, junto a Blair y a Aznar, mostraron su sometimiento servil a los dictados de Bush II y lo que ahora sabemos (y entonces sospechábamos) que eran mentiras. Los argumentos estadounidenses manifestados para atacar a Irán son muy endebles. Pero mucho más lo son los motivos de la Unión Europea para unirse al embargo, a no ser que lo que pretendan sea, precisamente, que los Estados Unidos NO ataque a Irán (de momento, el ejército estadounidense está pidiendo dinero extra -por encima de los recortes- para bombas que puedan penetrar en el suelo como para destruir los lugares en los que (no) se está fabricando la bomba atómica).
Entiendo que atacar a Irán pueda ser catastrófico para los Estados Unidos y que apoyar a Israel para que lo haga sea problemático. Pero el tal ataque sería el golpe final contra el maltrecho euro. Eso sí, el embargo es el golpe previo. 
Algo se me escapa. No puedo creer que los políticos sean tan burros (no solo los Republicanos, que dice Krugman). Igual es que van a la suya. Suya personal, claro. O es que el burro soy yo (no excluye la hipótesis anterior) al ser incapaz de encontrarlos razonables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario