jueves, 26 de enero de 2012

Lucha de clases

Vuelve la palabrita y, como solía, en sus dos versiones. Una, más estructural, supone que las sociedades (¿el sistema mundial?) están divididas en clases antagónicas en sus intereses y que cada una de ellas intenta satisfacerlos en una especie de juego de suma cero: lo que gana una, lo pierde la otra.
La otra versión es más coyuntural y se refiere a los enfrentamientos entre los perdedores y los que defienden a los ganadores, es decir, básicamente, la policía. A medida que la desigualdad aumenta, aumentan las tensiones entre unos y otros hasta que revientan y una de las partes toma las calles y la otra envía a la guardia nacional a restablecer "el orden".
Puedo citar a autores importantes que defienden una versión o la otra. Nada marxistas ninguno de ellos. 
A la primera teoría ya me he referido en otras ocasiones: es la versión de Warren Buffet: "Hay lucha de clases y, de momento, la estamos ganando la gente como yo". Buffet, no hace falta decirlo, está entre las personas más ricas del mundo y, además, entre los que piensan que su sistema fiscal es injusto ya que sus subordinados pagan, proporcionalmente, más de lo que paga él en impuestos.
La segunda teoría la acaba de defender otro poco sospechoso de estar montado en las barricadas, George Soros, en un artículo-entrevista en Newsweek que tiene su interés. Se recuerda su trayectoria personal, su cercanía al Partido Demócrata y su simpatía por el movimiento "Occupy Wall Street" para añadir que no tiene muy claro por dónde tirar en las actuales circunstancias, pero que sí sabe que si el euro se hunde el caos puede ser total y que, en los Estados Unidos, los enfrentamientos en las calles podrían aumentar en esa versión de la "lucha de clases".
Me resulta curioso el modo en que estamos atrapados por la única ideología que abarca a todo el Planeta: el nacionalismo. Seguimos pensando que la unidad de análisis última es el Estado-nación o, en su defecto, la nación sin Estado. Es comprensible porque ahí es donde los políticos pescan o cazan sus votos. Pero si hay lucha de clases, no se da únicamente a dicha escala (donde, a decir de estos prohombres, sí que se da) sino también a escala mundial. Y si es así, a dicha escala puede aplicarse con más razón la "boutade" de que "la lucha de clases ha terminado: hemos perdido".

No hay comentarios:

Publicar un comentario