sábado, 21 de enero de 2012

El agua como arma militar

Cuenta hoy Le Monde que un informe en el Parlamento francés sobre el uso del agua por parte de Israel contra Palestina ha generado en fuentes gubernamentales israelíes una reacción en contra (una vez traducidos algunos de sus párrafos en la prensa israelí) precisamente por el uso de la palabra prohibida: apartheid. De hecho, la tal palabra causó el rechazo de las mismas autoridades hacia el libro de Jimmy Carter sobre Palestina, palabra que ya aparecía en el mismísimo título del mismo.
Se podrá evitar la palabra (las palabras no suelen ser inocentes), pero los hechos son los hechos, se llamen como se llamen. Y, por ejemplo, el consumo de agua por persona de los judíos que habitan en Cisjordania es bien diferente del que hacen los palestinos que viven en el mismo territorio. La situación de Gaza es todavía peor para los palestinos y no precisamente por cuestiones meteorológicas sino por decisiones humanas, demasiado humanas.
Por otro lado, se comentó, cuando Israel invadió el sur del Líbano, que una de las razones eran las aguas del río Litani. 
Petróleo mundial y agua local, fea combinación en la zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario