miércoles, 28 de diciembre de 2011

Votantes y votados


 Estos gráficos están tomados del Washington Post.
El primero de arriba a la izquierda muestra la evolución de los ingresos de los miembros de la clase politica y de los ciudadanos de a pie entre 1984 y 2009. La parte inferior algo más oscura de las respectivas barras da la evolución de la mediana par el público en general y, como se ve, está prácticamente al mismo nivel sin que haya habido cambios importantes, cosa que no sucede con los representantes, cuya mediana sí que ha cambiado y para aumentar. Evidente: la distancia entre representantes y representados, medida en ingresos, ha aumentado en esos años en su conjunto (obvio: no para todos los representantes como se ven el el reportaje que cito ya que Kerry o Pelosi están entre los muy ricos y los hay que no lo son tanto, y lo mismo puede decirse del público en general en cuya estadística están incluídos Bill Gates y Warren Buffet)
El gráfico que le sigue a su derecha da la diferencia de ingresos entre los miembros de las cámaras según pertenezcan al partido demócrata o al republicano. Estos últimos tienen mayores ingresos cosa que, como puede suceder en otros países, les da una pátina de seriedad y fiabilidad que los demócratas, "pobretones", no pueden dar. Se puede confiar en ellos, se dirá.
Más en general, el gráfico siguiente, el que está debajo del primero que he descrito, da simplemente el aumento de la desigualdad de renta en los Estados Unidos. Sin novedad: no sólo aumenta la distancia entre representantes y representados sino que aumenta la distancia en general.
Y la última, que se parece mucho a la anterior, refleja un índice que se han invantado para "medir" la polarización del voto en las cámaras. Tiene su lógica.
Y aquí hay más datos sobre la clase política estadounidense.
Repito que me encantaría tener esos datos, ya resumidos y graficados, para otros países, incluído  aquel cuyo pasaporte llevo. Los datos existen, pero el ponerse a hacer los cálculos y los correspondientes gráficos me da mucha pereza y, en el caso del último gráfico, sería imposible hacerlo. Pero, por lo menos, se puede decir que siguen confirmándose los datos sobre la epidemia política que azota a muchos países: la distancia, no solo de renta, entre representantes y representados está creciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario