miércoles, 14 de diciembre de 2011

Nostalgia del pasado e ilusiones de la identidad

No nos sacarán del atolladero. No acabo de estar de acuerdo con el diagnóstico que aparece aquí, pero sí lo estoy con la futilidad de algunas pretendidas alternativas de tipo étnico-identitario-nostálgico al capitalismo, sea en mi entorno inmediato de la Península Ibérica sea en mi entorno imaginario andino (nostálgico probablemente para mí). 
Si ése no es el problema, difícilmente serán la solución. Sigo pensando que son una especie de "De consolatione animae", consuelo del alma perpleja que se aplica incluso a una parte importante de los "indignados" que hay ahora por el mundo. No está mal. Pero no vale dar gato por liebre: si es un analgésico, utilícese como analgésico; pero no se venga diciendo que es un antibiótico.  Una revuelta no es una revolución.
Saber lo que no es ya es un paso. Ahora falta saber qué es lo que tendría que ser y cómo ponerlo en práctica. Pero el conocido autor que cito tampoco parece saberlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario