jueves, 8 de diciembre de 2011

Los espías también fallan

Por documentos hechos públicos ahora, sabemos que la prueba nuclear llevada a cabo por la India en 1974 no fue anticipada por los servicios secretos estadounidenses. Las razones, que son válidas ahora para la mini-histeria a propósito del Gran Hermano en internet, son demasiado sencillas (y ahora tienen más fuerza).
La primera y más evidente: "no se puede estar en todo". Por mucho dinero, personal y tecnología que dediquen al asunto, el mundo tiene demasiados recovecos como para que alguien que no es Dios pueda ser omnisciente y omnipresente.
La segunda es también válida: "el que paga, manda". O sea que son las prioridades de los gobernantes lo que cuenta y son ellos los que dicen "búsquenme qué hay de lo mío". Por lo visto, conocer el programa nuclear de la India no estaba en las prioridades del gobierno Nixon.
La tercera es algo más confusa: "y aun así". Quiero decir que incluso dedicando personal de alta cualificación y bajo presión de un gobierno que quiere saber de algo, si no hay, no hay. E incluso si hay, no siempre está en la primera página del periódico más leído en el país (siempre suponiendo que los espías sean políglotas).
Se puede aplicar lo dicho a las armas de destrucción masiva en Irak, al posible programa nuclear iraní y, ya puestos, a la vigilancia del Gran Hermano en internet. Tres casos muy diferentes y a los que las razones aducidas se aplican de modo diferente.
En general, el principio es "si van a por ti, te encuentran lo que quieren encontrarte (aunque no lo tengas)" y, su paralelo, "si no van a por ti, sería muy raro que te encontrasen".

No hay comentarios:

Publicar un comentario