martes, 27 de diciembre de 2011

A vista de astronauta

La Península Ibérica, el pasado 4 de noviembre, desde la Estación Espacial Internacional. La tomo de Clarín.
Lisboa en primer término, Sevilla hacia la derecha y Madrid, como corresponde, en el centro. Me gusta. Aunque no se ve mi casa. Pero cada escala tiene su interés, excepto la tonta e inútil escala 1:1 de la que se reía Borges en El Hacedor
 ... En aquel Imperio, el arte de la Cartografía alcanzó tal perfección que el mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el mapa del Imperio toda una Provincia. Con el tiempo, esos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos adictas al estudio de la Cartografía, las generaciones siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era inútil y no sin impiedad lo entregaron a las inclemencias del sol y de los inviernos.
"La complexité de la complexité" puede ser una excusa para no decir nada y quedarse en un "esto es muy complejo". El extremo opuesto, el simplismo, tampoco lleva a mucho aunque es más satisfactorio para mentes perezosas y cargadas de deseos de actuar sobre la realidad a riesgo de equivocarse.
Cada escala tiene su interés y utilidad, excepto estas extremas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario