domingo, 4 de diciembre de 2011

Democracias en países de mayoría musulmana

Los llamados "occidentales", que a veces también se denominan "comunidad internacional" (ambas denominaciones son ilegítimas) son grandes defensores de la democracia, sobre todo si uno atiende a las proclamas de los líderes de su país líder, es decir, las de los de los Estados Unidos. Pueden, en efecto, invadir un país con tal de democratizarlo. Suena a las conversiones al catolicismo que se obtuvieron a cristazos en la conquista de América. Ahora se bombardea un país para, ¡por fin!, democratizarlo.
Cierto que en esto de democratizar son un tanto selectivos y no se les ocurre hacerlo con Arabia Saudita cuyo régimen es bien conocido como puede verse en el World FactBook de la CIA. No se puede decir que el país sea más democrático que lo que era Irak bajo Sadam Husein ni, puestos, tampoco es que este último país sea ahora más democrático que en aquellos tiempos (Freedom House, en 2010, ponía a Arabia Saudita al mismo nivel que Cuba, muy bajo, y solo algo mejor a Irak, por cierto al nivel de Irán).
El respeto a la voluntad del pueblo ("demos") como para que genere algún tipo de gobierno ("cracia") parece que sería la norma básica. Pero estos "occidentales" siguen practicando lo de "es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta" y, viceversa, ha sido elegido limpiamente mediante procedimientos democráticos limpios, pero no es "nuestro". Pasó con el FIS  en Argelia (y se apoyó el golpe de Estado) y con Hamás en Palestina (y se fomentó la guerra civil entre palestinos). Ahora, sin llegar a tanto, se muestra a propósito de las elecciones en el Norte de África: desde Marruecos a Egipto pasando por Túnez. No es porque sean islamistas. Es porque no son "pro-occidentales" ni "pro-gobierno actual de Israel" (y por eso usan vocabulario islámico frente a las élites "occidentalizadas" y pro-actual gobierno de Israel). Si los Hermanos Musulmanes han jugado por debajo de la mesa con el ejército lampedusiano (si queremos que todo siga como estaba, es preciso que todo cambie), es algo que se me escapa. Pero sí parece claro que, como recoge la agencia palestina Ma'an, los Hermanos Musulmanes, ilegalizados bajo Mubarak, han ganado incluso por encima de lo que se esperaba, seguidos por los Salafistas Musulmanes y el Bloque Egipcio que son los "liberales". Y parecen excusas de mal perdedor (que recuerdan lo sucedido con Hamás en Palestina) el achacarles manejos que habrían enturbiado el proceso democrático. 
El débil no tiene más remedio que ser pragmático si es inteligente y sabe con qué cartas cuenta en la escena internacional. Arabia Saudita cuenta con el petróleo que proporciona a los Estados Unidos. Irán también tiene petróleo. Y un ejército (ver qué dice Barak en Ha'aretz a propósito de la bomba atómica). Pero  un gobierno egipcio tiene que saber qué fronteras tiene y quién puede desestabilizarlo. Por eso los triunfadores en estas elecciones ya han dicho que no hay por qué temer, por parte de los "occidentales", que los H.M. vayan a dar pie a ulteriores jugadas encubiertas o manifiestas habituales en los "occidentales".
Pero que sean habituales hace que uno entienda que otros, menos pragmáticos, se "indignen" y, literalmente, "exploten". O, por lo menos, que los reprimidos e ilegalizados, una vez legalizados, obtengan más votos que los oficiales o incluso que los "indignados".

No hay comentarios:

Publicar un comentario