jueves, 3 de noviembre de 2011

UE: Who is in charge?

Algunos artículos sobre la Unión Europea (éste mismo) han sido particularmente incisivos sobre la incompetencia de la élite política de la Unión y ya casi es un lugar común reconocer que una moneda única no se sostiene sin una política monetaria común. Desde ese punto de vista, los Estados de la Unión Europea están más como los Estados federados de los Estados Unidos: España tiene la misma capacidad monetaria que Texas.
Pero hay un no sé qué que se queda balbuciendo cuando se ve el caso de Grecia y su planteamiento de un referéndum para aprobar o rechazar el diktat impuesto pos la UE. No es tanto, aunque pesa, el que el guirigay montado por Grecia muestre lo poco entusiastas que son los burócratas y la élite política de los comportamientos democráticos. Aunque también es cierto que la democracia representativa no implica que todo, absolutamente todo, tenga que ser sometido a referéndum. Eso, ni en Suiza, aunque Papandreu recuerde que intentó el consenso con los demás partidos. Pero también  se ha hablado de la cobardía política que supone cargar sobre el pueblo una decisión que tendría que recaer en Papandreu y su gobierno. Y también es cierto que el planteamiento del referéndum ha añadido herida a la ya malherida Unión con consecuencias, como ya resulta habitual escucharlo, "impredecibles".
Como digo, pase. Pero lo que me fascina es el papel mojado que resulta ser el andamiaje político (no solo el económico) de la Unión. El económico, ya se sabe: moneda única y políticas monetarias diferentes sin que los Estados miembros puedan imprimir dinero, como Texas no puede. Pero el oropel del andamiaje político se ha visto estos días cuando un Presidente del Consejo y un Presidente de la Comisión están como dontancredos en esta monumental corrida de toros a la griega. Los que intervienen, dictaminan y actúan son la canciller de Alemania y el Presidente de Francia cuyo papel institucional es desconocido, pero es obvio que son los que cortan el bacalao. Pase que no haya instituciones económicas para responder al problema (ni el BCE ni el FEEF. Fondo Europeo de Estabilidad Financiera sirven para esta andadura). Pero que no haya instituciones políticas que funcionen cuando las que hay son tan caras...

1 comentario:

  1. A mí lo que más me ha fascinado de todo este espectáculo, que deja bien a las claras que entre los antónimos de “Democracia” habrá que incluir “Mercados Financieros”, es lo siguiente:
    1- Para algunos (incluyo gran parte de las voces presentes en los medios de comunicación y partidos políticos de este país) la Democracia representativa consiste en que una vez has elegido a los representantes políticos, estos tienen carta blanca para hacer lo que les venga en gana, aunque ello consista en adoptar políticas absolutamente contrarias a las que formaban el núcleo de sus campañas electorales, y sin que tengan ninguna obligación de consultar a los electores sobre estos cambios. A este respecto bastaría con señalar que parte de la campaña electoral que llevo al sr. Papandreu al cargo de primer ministro griego en 2009 tuvo que ver con la promesa de mantener los salarios y el estado de bienestar. Sinceramente, en cualquier otra actividad diferente a la política esta actitud se consideraría un fraude.
    2- Desde que el sr. Papandreu anunciara el día 31 de octubre que su gobierno sometería a referéndum el segundo plan de rescate para Grecia (ahora ya sabemos que no se celebrará) acordado con los principales líderes europeos me he encontrado con multitud de artículos y entrevistas a responsables políticos en los que se hacía referencia a la “deslealtad” del gobierno griego incumpliendo los términos de un acuerdo “tan solidario” con su país. Lo que me ha costado un poco más encontrar es algún comentario o entrevista en los que alguien hiciera referencia al incumplimiento de los términos del primer plan de rescate que suponían las amenazas (estas si, cumplidas) de no abonar el último plazo de dicho plan, 8.000 millones de euros, hasta que Grecia no tomara una decisión “más leal” sobre el acuerdo alcanzado la semana anterior en Bruselas. Realmente edificante.

    ResponderEliminar