miércoles, 16 de noviembre de 2011

Los no-sucesos

En su Comentario 317, Wallerstein se asombra retóricamente de las cosas que no hacemos más que discutir y que no van a pasar mientras cosas muy importantes y de cierta trascendencia que sí están pasando son recibidas con muy poco apoyo en los medios.
Esta es su lista de no-sucesos que se discuten interminablemente pero que, efectivamente, no se van a producir:
 Israel is not going to bomb Iran. Como he comentado en otras ocasiones, se viene hablando de ello desde, por lo menos, 2006. Puede haber un síndrome de "que viene el lobo" con la variante de que el lobo, finalmente, no viene.
The euro is not going to disappear. Hay, efectivamente, demasiados intereses en que tal cosa se evite como para pensar que la probabilidad es mínima. Pero no inexistente. Tampoc es probabilidad cero el que algunos países salgan de dicho sistema. Eso sí: si entraron mal, saldrán peor.
Outside powers are not going to engage in military action inside Syria. No es una discusión acalorada y más parece el juego de las amenazas del bravucón clásico que termina con un "fuese y no hubo nada".
The upsurge of worldwide popular unrest is not going to fade away. Se refiere al complejo conjunto de tomas de la calle desde Túnez (aunque tiene egregios antecedentes en mayo del 68 según el mismo Wallerstein para Al Yazira) hasta Occupy Wall Street pasando por la Puerte del Sol y Plaza de Cataluña. El movimiento, dice, no se va deshinchar. Y es mundial.
¿Qué es, en cambio, lo que sí ha sucedido y no se le ha dado suficiente importancia? La inauguración del gasoducto Nord Stream desde Rusia a la frontera polaco-alemana a través del Báltico. Un eje ruso-germano-francés y una reorientación de las relaciones de Rusia con sus antiguas colonias de la URSS. Léase y véase si el asunto es de tanto peso. A mí se me escapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario