sábado, 26 de noviembre de 2011

Irán-contra

Sucedió hace 25 años, pero los documentos acaban de ser desclasificados y se pueden ver aquí. Ahora queda claro que el presidente Reagan supo en todo momento que se estaban vendiendo armas a Irán, en una compleja negociación sobre los rehenes estadounidenses en dicho país, y que con ese dinero se financiaba a la "contra" nicaragüense, al tiempo que el vice-presidente Bush (padre, después presidente) presidía la comisión secreta que decidía la siembra ilegal (según el Tribunal Internacional de La Haya cuyo fallo fue despreciado por el gobierno de los Estados Unidos) de minas en los puertos nicaragüenses.
El asunto de los rehenes ya había dado que hablar: el candidato Reagan habría negociado con el gobierno de Irán el retraso de la liberación de dichos rehenes. ¿Motivo? Nada que ver con lo humanitario, obviamente. Era un instrumento más que el candidato utilizaría en su victoriosa campaña electoral contra Jimmy Carter. El trato era: tú no los sueltas hasta que yo gane y, cuando yo gane, los sueltas y, a cambio, te enviaré armas que, por cierto, tendrás que pagar para que con ese dinero ilegal yo pueda financiar a la "contra" nicaragüense. Cayeron otras cabezas (Ollie North entre ellos), pero a "los de arriba" no se les toca: que paguen los intermediarios.
Nada que no se supiese, pero ahora oficialmente documentado. Y el Irán de entonces no era el del menguante Ahmadineyad actual sino el del "fundamentalista" Jomeini. No tiene mucho sentido discutir de valores (democracia, libertad, feminismo, separación de poderes, laicismo) cuando lo que está en cuestión son intereses. Incluso personales de los políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario