lunes, 14 de noviembre de 2011

Fin del principio

No puedo creerme que se vaya a cerrar Fort Victory, pero parece que así es. Se trata de una base estadounidense, cercana al aeropuerto de Bagdad, en la que pasó sus últimas horas Sadam Husein una vez encontrado en su "madriguera". Ha costado 300.000 millones de dólares, tiene una extensión mayor del doble de la isla de Manhattan y tenía absolutamente de todo (desde una planta de embotellamiento de agua a las habituales hamburgueserías que explican el sobrepeso estadounidense). Se trata de la mayor base entre las que los Estados Unidos tiene fuera del país, tal vez más de 500, pero no hay modo de tener los datos, obviamente.
Se cierra y se entrega al gobierno "legítimo" del país, aunque haya dudas sobre cómo se hicieron las elecciones y posteriores negociaciones. ¿Todo? Todo no. El baño que usó Sadam en sus últimos días ha sido retirado y enviado a un museo militar en los Estados Unidos. Tan "souvenir" como la pistola de Sadam que se entregó a Bush II después de la detención de aquél.
La fuente que cito le atribuye a todo esto un valor simbólico. De acuerdo. Pero símbolo ¿de qué?

No hay comentarios:

Publicar un comentario