viernes, 18 de noviembre de 2011

Deuda eterna

El problema de estas deudas que contrae el "Reino de España" es que no son para convertirse en inversión productiva con la que se pueda pagar en el futuro, sino que son para pagar las facturas que ya se deben (salarios, proveedores y demás). Es decir, que habrá que pedir préstamos para pagar la deuda con la que se ha pagado una deuda con la que se ha pagado una deuda o una factura. Nihil novi sub sole. Ya pasó en Latinoamérica.
Que las administraciones públicas españolas pagan tarde y mal (en el caso de que paguen) a sus proveedores, es algo conocido y que la experiencia cotidiana confirma. Que las empresas, visto lo visto, prefieren invertir en Argentina o en Argelia, Marruecos o Qatar, también es constatable. Que las deudas interbancarias no se cubren con más deuda interbancaria mientras no se conceden préstamos productivos, lo mismo: la experiencia cotidiana habla de los miles de trucos (algunos, me consta, bastante sucios y arteros) que los bancos están utilizando para captar dinero de los particulares... para pagar las deudas de los bancos.
El futuro ya ha sido totalmente colonizado. Ahora habrá que ver qué se coloniza para mantener el sistema. Y no se excluye la supresión de colonizados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario