lunes, 10 de octubre de 2011

Un gobierno que gana

Es el primero. Lo normal, hasta ahora, era que los partidos en el gobierno perdiesen las elecciones o tuviesen serios problemas para la inminente reelección de 2012 (vaya añito de elecciones...). La victoria de Tusk, si se confirma mañana, es doblemente excepcional. Primero, en la historia política del país donde lo habitual era que las coaliciones gubernamentales no resistiesen la prueba electoral. Ahora se ve como "una señal de la consolidación de la democracia". Y segundo, porque lo que está sucediendo en la Unión Europea (y los Estados Unidos) es que los gobiernos sean castigados por los electores en las urnas al atribuirles la mala gestión de las crisis contemporáneas.
Las excepciones hay que explicarlas tanto o más que la regla, sabiendo que no es cierto que la excepción confirme la regla. Una primera explicación, consiste en reconducir los datos para que encajen en la regla. En este caso, los electores han castigado al gobierno con una participación muy baja. La segunda, es que "Polonia va bien", con tasas de crecimiento "decentes" y sin bancos enviscados en la crisis bancaria actual. 
Pero el caso es que es posible ganar estando en la Unión Europea y en el gobierno. Las condiciones, si entiendo bien, las acabo de enumerar: crecimiento y bancos limpios. Ahí es ná.
(Añadido al día siguiente: al freír será el reír ya que el nuevo gobierno va a recibir las consabidas presiones para que ponga en práctica medidas poco populares por decirlo en suave)

No hay comentarios:

Publicar un comentario