jueves, 20 de octubre de 2011

Occupy the Government

"Política" es una palabra peligrosamente polisémica. Para unos, se trata de toda acción que implica decisiones colectivas. Para otros, es toda acción humana, así, tout court. Y para otros, es cosa de los partidos. Hacer política, entonces, comenzando por el final, es entrar en el tema de los partidos politicos, eventualmente militando en ellos, votando o apoyando o rechazando. Hacer política es todo lo que hacemos, dirán los segundos: eliges un periódico y no otro, reciclas o no reciclas, apagas las luces o no las apagas... Finalmente, hacemos política cuando salimos a la calle a protestar por algo que nos indigna aunque no estemos pensando necesariamente en tal o cual partido.
Frente al descrédito casi universal de la clase política, un amigo me defendía hace poco la política. Pero no la de los partidos sino la de la primera acepción: la asunción de responsabilidades respecto a lo público, a la polis que, al fin y al cabo, es la palabrita que genera "política", gestión de la ciudad.
Vuelvo al 15-O versión Occupy Wall Street con una encuesta que publica Gallup en la que se preguntaba quién era el responsable de "la que está cayendo", si Wall Street o el gobierno federal. Esta era la respuesta:

If you had to choose, who do you blame more for the economic problems facing the United States -- [ROTATED: financial institutions on Wall Street (or) the federal government in Washington]? October 2011 results

Wall Street no era la respuesta mayoritaria, así que, desde este punto de vista, la política del OWS equivocaba diana. Pero la vida no es una novela. El mismo estudio proporciona esta otra tabla:

If you had to choose, who do you blame more for the economic problems facing the United States -- [ROTATED: financial institutions on Wall Street (or) the federal government in Washington]? By support for the Occupy Wall Street and Tea Party movements, and by party ID, October 2011
Los participantes en el OWS, a diferencia de la gente del Tea Party, daban mayor peso a Wall Street, aunque un 44 por ciento pensaba que era el gobierno federal. Por partidos, los que se declaran republicanos daban mayores porcentajes de achacar la debacle al gobierno (lógico: quítate tú, que me pongo yo). Pero las tres opciones resultan mayoritarias en atribuir la culpa al gobierno federal (razón por que que Obama, si se presenta, perderá).
Pero a lo que voy: la política en el primer sentido de la palabra tiene muchas dificultades de aislarse de la política en el tercer sentido de la palabra. No sé si es buena idea declararse "movimiento apolítico" cuando no se puede serlo. 15-O y sus variantes pueden pensar en el medio plazo, pero a corto plazo hay elecciones y hay que evaluar los efectos que puede tener un partido u otro. En el caso de los Estados Unidos, donde los próximos probables vencedores son más explícitos que los españoles, las consecuencias se pueden imaginar. Aunque también en España. O en Italia, o en Francia, o en Alemania.

No hay comentarios:

Publicar un comentario