miércoles, 12 de octubre de 2011

Los libros que no he leído

Son, claro, casi infinitos exagerando un poco. Inabarcables, en cualquier caso. Incluso para la especialidad más nimia, el número de publicaciones al respecto es realmente insondable, así que no hay que extrañarse de que alguien no haya leído todo lo que hace referencia a lo que está tratando.
Alguno de esos libros que no he leído, los leeré alguna vez. Es posible. Un viaje, una convalecencia, una tarde de "esplín". Pero la mayoría, sé bien que no los leeré nunca. Así que, tranquilo por mi ignorancia que, como se ve, es enciclopédica. Y no me consuela lo que decía Pascal: que el saber es como un globo que se hincha y que, aunque cada vez se haga mayor, también será mayor la superficie que separa el interior (lo que se sabe) de lo exterior (lo que no se sabe). Y "sólo sé que no se nada" es una bella boutade de quien lo que pretende es reducir el ámbito de su ignorancia.
Algunos libros es que no quiero leerlos. Hoy me ha pasado por delante una referencia a uno de ellos, La doctrina del shock. Me lo comentaba un amigo cuya nieta había sido detenida en Nueva York estando junto a la autora de dicho libro ocupada en el Occupy Wall Street. No es el único libro que no pienso leer. También me niego a leer libros que traten de la "sociedad del riesgo" o la "sociedad líquida". Por no leer ya no leí la "sociedad post-industrial".
Me molestan los libros que acuñan una frase o un eslogan que se repite a lo largo del libro y cuyos autores van encontrando ejemplos del eslogan en todo lo que va sucediendo en el mundo mundial como si hubiesen encontrado la piedra filosofal que permite explicarlo todo. Me suena a promoción del libro y estoy casi seguro de ello en el único caso que conozco de "acuñador" que vende su propia "acuñación". Me pareció deplorable para alguien que pretende comprender lo que le rodea ya que lo que parece es que pretende convencerte de que compres su libro o repitas, para alegría del ego del autor, la frasecita que le ha dado fama. Fama que puedo suponer no le ha venido por un análisis cuidadoso de la obra, contrastándola con todas las demás (casi infinitas, como he dicho), sino que ha tenido una buena campaña de lanzamiento como la que detectó Susan George sobre el "pensamiento único" (otra frase afortunada, por cierto. Y errónea). 
Comprendo que las modas afecten también a las lecturas. El gusto es un hecho social (los componentes individuales e idiosincráticos no los niego) y, como tal, tiene detentadores del "gusto legítimo" que dicen lo que hay que leer y lo que no como hay quienes te dirán qué tienes que ponerte en cada situación y con qué color combina qué color.
Las modas "líquidas", "riesgos" o "shock" son pasajeras, supongo. Pero no es el elemento moda el que me hace estar poco interesado en ellas, sino el carácter tramposo de quien habla a partir de experiencias particulares y locales y las intenta aplicar a todo el mundo. Me pasa con la palabrita "postmoderno" y "modernidad". No significan más que algo referido a lugares muy concretos y nada tienen que ver con la Historia Universal.
Tal vez yo sea "postmoderno" (un amigo me ha llamado así hace poco y le he rogado que no me insulte, no por lo que dice de mí, sino por el uso de tal palabra) y practique un "pensamiento débil" viviendo en una sociedad "líquida" en la que se practica la "doctrina del shock". De acuerdo. Pero montar una teoría general a partir de las dichosas palabritas es lo que no me parece de recibo. Y digo lo de palabritas porque sí he leído recensiones de esas obras y me da la impresión de que no hay ideas ni teoría sino la palabrita que toque.
Es posible que esté equivocado, pero, habiendo tanto que leer, ¿por qué tengo que dedicar mi tiempo a leer las variaciones sobre un único tema? Hay muchos más temas y ni con todos juntos se llega al mapa a escala 1:1 del que se reía Borges. Pero es que la adoración de las palabritas lleva exactamente a lo opuesto: al vacío.

3 comentarios:

  1. Bueno, Siempre puedes ver la peli ;-P http://www.youtube.com/watch?v=gP591bZNc0I

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Peor me lo pones. ¿Te imaginas el video de un libro realmente importante, por ejemplo, Utopía, La Riqueza de las Naciones o El Capital?
    Gracias por el envío del youtube, pero no he pasado del primer minuto :-(

    ResponderEliminar