miércoles, 19 de octubre de 2011

Los del TIPNIS llegaron a La Paz, Bolivia

Y fueron recibidos como héroes por los paceños. Lo dice un periódico (La Prensa, del Grupo Canelas) que no se caracteriza precisamente por su apoyo al gobierno de Morales. No sé si el recibimiento ha sido multitudinario, pero sí sé que me emociona la determinación de esta gente que ha sido capaz de recorrer centenares de kilómetros, ascendiendo desde prácticamente el nivel del mar hasta los 4.000 metros, durante días, hombres, mujeres y niños, y ancianos, defendiendo lo que consideran su territorio y lo que la Constitución les reconoce: el derecho a ser consultados en tales opciones porque reconoce que es su territorio, no el de una multinacional brasileña (que es la que haría el negocio) ni el de un gobierno supuestamente indígena, pero aymara (o quechua) si es que eso ha tenido alguna vez un sentido para dicho gobierno, cosa que he tenido motivos para dudar.
El uso y abuso que se haga de la marcha, por parte de medios y políticos internos y externos a favor o en contra del MAS, me preocupa menos. Lo tomo a beneficio de inventario. 
Pero repito mi profunda admiración por estas gentes tenaces, sacrificadas, que saben que tienen razón y que se están conculcando sus derechos (insisto, reconocidos por la Constitución del Estado Plurinacional), y que se sacrifican de esa manera, perdiendo tanto. El sentido de la propia dignidad no les falta. La tienen y la ganan. Y se proponen objetivos razonables y, tal vez, alcanzables, aunque eso está por ver (creo que sí lo lograrán, por lo menos parcialmente, después de negociar duramente con el gobierno).
No tienen el altavoz ni las relaciones públicas (incluso para quejarse de que los medios no les hacen caso) del OWS, 15-O y demás indignaciones de países enriquecidos que se están empobreciendo. Pero estos marchistas conmigo van, mi corazón los lleva.
(Un amigo, que sabe de mis amores por Bolivia, me envía, a 28 de noviembre, un video de youtube con esa llegada de los marchistas a La Paz. Confieso que me he emocionado hasta la lágrima al ver la solidaridad y la generosidad palpable en todo el video)

1 comentario:

  1. Emocionante... le están dando a Evo con la misma moneda que él utilizo tantas veces, es curioso, un conflicto dónde aún lado tienes los indígenas y a otro tienes a los cocaleros del Trópico de Cochabamba, os colonizadores, Brasil y las presiones de las petroleras... espero que Evo este a la altura de las circunstancias y retire el proyecto de la carretera.
    Jayaya.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar