sábado, 22 de octubre de 2011

La ley de la selva

He escuchado y leído razonables protestas por el probable asesinato de Gadafi en Libia. Con un cierto desprecio hacia los "moros", se ha dicho que lo que se tendría que haber hecho es llevarlo ante los tribunales tal como se había dicho: tribunales internos si era apresado en Libia y al de La Haya si era apresado fuera de Libia. Y que mal empieza el gobierno de transición con una violación tan flagrante de los requisitos mínimos de respeto a la ley: juicio justo y condena apropiada. E irritante que dejen entrar a la gente a la cámara donde está el cadáver pero sin que puedan ver las heridas, claro, y hacerse una idea de cómo murió. Tienen razón excepto en el racismo larvado.
Porque se podría haber dicho lo mismo sobre el evidente asesinato de Ben Laden por parte del gobierno de los Estados Unidos que, casi en pleno, lo siguió en directo desde la Casa Blanca. Lo que se tendría que haber hecho era llevarlo ante los tribunales. Ante el de La Haya, claro. Pero no hubo ni juicio justo ni condena. Únicamente ejecución sumaria con fotos y vídeo.
En ambos casos, sin un entierro digno y, eso sí, en ambos casos sin mayores protestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario