miércoles, 19 de octubre de 2011

La crisis europea no es económica

Únicamente. Cierto que los bancos europeos tienen serios problemas y están expuestos, como sucede con los alemanes, a la "zona cero" de la crisis económica: el casino, en sentido metafórico, y el casino en sentido real. En el caso alemán, a los avatares de Las Vegas, azotada por el desempleo y la recesión.
Pero hay que añadir la crisis energética y reconocer que los precios de la energía podrían aumentar de forma progresiva, incidiendo en la crisis económica sin que el hallazgo de reservas de gas en el País Vasco supongan una alteración sustancial de la tendencia general.
La crisis alimentaria, que azota a otros lugares del Planeta con precios disparados y generación de hambre, aparece en la Unión Europea en la revisión de la Política Agraria Común, un extraño artilugio que se llevaba, en sus buenos tiempos, el 60 por ciento del gasto de la Unión y que era muñido por terratenientes y "agrobusiness", con algunas migajas que goteaban a los pequeños agricultores que ahora se verán afectados reduciendo sus ingresos y aumentando la contracción de la demanda.
La crisis democrática no se refiere tanto a los diferentes tipos de "indignados" que la pueblan (no es lo mismo lo de Tottenham que lo de Atenas que lo de Madrid-Barcelona). Se refiere a la incapacidad de la Comisión y del Consejo de articular políticas (su exasperante lentitud en la toma de decisiones "compensada" por decisiones franco-alemanas) y que estas políticas sean comunes (lo de la PAC se las traía) y no determinadas por los intereses de algunos de los gobiernos de sus miembros. En este último caso, intereses electorales a corto plazo, pero también intereses de sus respectivos "apoyos" económicos (¡sus bancos!).
Claro que hay una crisis económica. Pero no es únicamente económica. No es solo la economía, estúpido. Pretender solucionarla únicamente con medidas únicamente económicas son ganas de tapar un único agujero cuando hay muchos e interconectados. Y no parece que sean capaces de proponer y practicar una solución de conjunto, así que ¡al subdesarrollo!
(Las citas de este post son todas de la misma edición del Finacial Times. Podría añadir algunas más, pero he excedido el cupo de artículos que puedo leer. Así es la vida: es la economía, estúpido).

No hay comentarios:

Publicar un comentario