miércoles, 14 de septiembre de 2011

La desigualdad no es rentable

Se puede argumentar en pro de la igualdad desde perspectivas ideológicas (eso decía Bobbio que definía a la izquierda) o desde perspectivas religiosas (ciertas versiones de la doctrina de Jesús de Nazaret, no todas y, ciertamente, no la vaticana). Lo que acabo de encontrar es un argumento contra la desigualdad basado en sus consecuencias. Algunas, que ya conocía, incluyen que el exceso de desigualdad impide el crecimiento económico y la actividad política de tipo democrático. Pero lo que no podía imaginar es que los argumentos contra la desigualdad los iba a encontrar en un documento que se acaba de publicar en el Senado de los Estados Unidos, país en el que la desigualdad está aumentando como ha seguido aumentando el número y porcentaje de pobres si hay que hacer caso a la Oficina del Censo. El texto se refiere a los costes humanos de las disparidades socioeconómicas y con leer los "key findings" uno ya va servido.
Los datos de la Oficina del Censo (publicados ayer martes) son estos:


Sobre la desigualdad no se puede menos que sonreír cuando se sabe que un comentario irónico este agosto en televisión sobre la desigualdad de rentas estadounidense en términos comparativos (los Estados Unidos ocupaban el puesto 45, más desiguales que Egipto) hizo que la CIA revisase los datos que proporciona en el CIA Fact Book: ahora está en el 39.

2 comentarios: