martes, 2 de agosto de 2011

Perplejidad del ignorante

Hoy decidirá el Senado de los Estados Unidos si aprueba la ley que ya aprobó el Congreso: se trata de permitir un aumento del límite de endeudamiento del gobierno al tiempo que éste (y sus sucesores, que sigo pensando que habrá presidente republicano el año que viene) se compromete a recortar sus gastos en un billón de dólares en los próximos diez años (casi cuatro presidencias). La perplejidad es la mía.
Porque hoy termina el plazo para que el gobierno federal se declare en suspensión de pagos. Como dice la noticia que cito, "falto de liquidez", de "cash". Ha habido todo tipo de especulaciones (muchas de ellas interesadas) sobre qué pasaría si tal cosa sucediese: que los soldados en Irak, Afganistán, Libia y así sucesivamente hasta las, tal vez, más de 1.000 instalaciones militares en todo el mundo, se quedarían sin cobrar y que lo mismo sucedería a los funcionarios y a los pensionistas, no te digo a los proveedores. Efectivamente, la deuda es monstruosa: 14 billones de dólares y creciendo, para un país cuyo PIB ronda los 14 billones de dólares y tiene un presupuesto de defensa de 700.000 millones de dólares (que, por cierto, no se va a tocar). Si se añaden las demás deudas del país y se comparan con su PIB se obtiene este gráfico:
Trend national debt vs national income57 billones de deudas para una renta nacional de 12, según este cálculo. Una parte importante (43 billones) de dichas deudas está, no se crea, en manos estadounidenses. Otra parte, de nuevo los ya míticos 14 billones, está en manos de la China (un billón y pico, como para preocuparse), el Japón, Reino Unido, países petroleros (por ese orden). Y, claro, hay que pagar intereses, con lo que la deuda no se reduce sino que se aguanta. ¿Algo así como la deuda de algunos ayuntamientos y Comunidades Autónomas -como la Valenciana- en España? No. Los Estados Unidos tienen el privilegio de imprimir moneda sin efectos particularmente visibles en el terreno de la inflación. Es lo que, púdicamente, se llama QE (quantitative easing, facilitación cuantitativa). No tiene tales efectos porque hay países dolarizados (Ecuador), continentes sedientos de dólares (América Latina), comercio internacional en general y de petróleo en particular en dólares, reservas de divisas en dólares... es decir, demanda de dicha moneda por encima de la economía real del país. Por eso es tan importante para sus gobernantes que no haya una moneda internacional alternativa a su dólar y por eso era tan importante impedir que Gadafi introdujese una alternativa en África (cosa que se ha conseguido) y que Irán no tuviese su propia bolsa para licitar petróleo pero no en dólares (que no se ha conseguido: tal institución ya existe). Y por eso hay desconfianza hacia países que tienen o tenían un Banco Central dependiente del gobierno de turno y no dependiente de Basilea (Bank of International Settlements), es decir, de los Estados Unidos (Irak -que ya no tiene, obviamente-, Irán, Libia, Líbano, Somalia, Sudán, Siria...).
Mi perplejidad aumenta cuando no soy capaz de entender que, si hoy termina el plazo para declararse en suspensión de pagos, el paso de la ley por el Senado pueda resolver la situación. Veamos: se aprueba y, automáticamente, ¿deja el país de estar en suspensión de pagos porque puede endeudarse más de lo que está? ¿A qué dedica sus dineros? ¿Sólo un truco de comedia americana para ver si sigue siendo la moneda dominante? ¿Se puede endeudar tan rápidamente o es que ahora sí que va a haber una QE2 o QE3? Yo, de Moody's o Standard&Poor o Fitch, les pasaría el "rating" a "bono basura". Menos mal que esas agencias son estadounidenses y defenderán los intereses nacionales ¿Seguro? Ya hay una agencia china, no se olvide (Dagong, gubernamental, no se olvide), y podría degradar a los Estados Unidos a pesar de que la China está entre los primeros tenedores de Bonos del Tesoro (el primero, para ser exactos).
Mais où sont les neiges d'antan? O, si se prefiere, "¿qué fue de tanto galán, / qué fue de tanta invención / como trujeron?".
(Añadido por la tarde: Aprobada y firmada, el Tesoro ya puede tomar prestados 400.000 millones de dólares, que es lo que necesitan, de momento, para pagar algunas facturillas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario