martes, 16 de agosto de 2011

El problema no es Al Qaeda

Parece que el material encontrado en el escondrijo de Ben Laden, sin llegar a probar lo que los conspiranoides suponían, a saber, que Al Qaeda es una invención de los Estados Unidos, sí parece demostrar que los que teníamos dudas sobre su carácter divino (omnipotente, omnipresente y omnisciente) íbamos por el buen camino. No había (no hay) para tanto. Humano, demasiado humano.
Y se me ocurren dos explicaciones: la primera, se alinea más con los conspiranoides y consiste en decir que Al Qaeda fue conscientemente magnificado por los Estados Unidos y sus voceros de todo el mundo. Un espantajo para asustar a los niños, es decir, a los contribuyentes propios y de los aliados. La segunda, reside en reconocer que tampoco los Estados Unidos en general y sus servicios de "inteligencia" en particular son divinos (omnipotentes, omnipresentes y omniscientes) y que cometieron un error más al evaluar su amenaza. Hablo, claro está, en el mundo post 11-S.
Como no hay dos sin tres, no excluyo la posibilidad de que lo realmente sucedido haya sido una mezcla de las dos explicaciones: algo de manipulación y algo de error, aunque el porcentaje exacto de cada uno de estos componentes sea difícil, por no decir imposible, de establecer.
Y como no hay tres sin cuatro, no sería sano excluir la hipótesis de que se trate de una noticia "fabricada" a efectos propagandístico, en cuyo caso hay que preguntarse "cui bonum", a quién beneficia.

2 comentarios: