lunes, 1 de agosto de 2011

Demasiados terroristas

Politico, un periódico respetable, habla del Tea Party y de sus tácticas terroristas, es decir, comportamientos nocivos para inocentes con el único propósito de conseguir una ganancia política. Es, a primera vista, una exageración tal vez provocada por la insana situación politiquera en la que se encuentra la clase política estadounidense a la espera del 2 de agosto, aunque acaban de anunciar que hay "trato" para gestionar los 14 billones de deuda pública.
Exageración porque las tácticas terroristas (nunca se insistirá suficientemente: no se trata de una ideología sino de unas prácticas) incluyen el uso de la violencia física. Cierto que en la intransigencia del TP hay un cierto tipo de violencia (¿estructural? No creo: simple uso de la aritmética democrática), pero no me parece que puedan asociarse a los diversos terroristas de derechas e izquierdas que pueblan el paisaje planetario y para el que hay razones para temer que su número aumente.
Pero también es cierto que lo que exigen para que el gobierno federal no se declare en suspensión de pagos inflige daños severos a personas inocentes (ancianos, pobres, enfermos). Ninguna simpatía hacia estos extremistas. Pero no me parece que se puedan llamar terroristas a no ser que terrorista signifique "no me gusta lo que hacen". Algo así como "fascista" para algunos de izquierdas y "populista" para algunos de derechas: que no significa nada.
Ya hay, como digo, suficientes practicantes de dichas tácticas y, repito, es de temer que aumenten (en algún caso ¡por pura imitación a Breivik!), como para dar ese nombre a cualquier cosa. Hay límites al uso político de las palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario