sábado, 13 de agosto de 2011

Delito del iniciado

También llamado "información privilegiada" y, en inglés, "insider trading" (comercio del que está en el ajo). En este curso acelerado de economía básica que estamos recibiendo desde que comenzó la llamada "crisis", parece razonable que lo hubo en el caso de la triple A rebajada. Los que lo sabían (los iniciados) "apostaron" a que bajaría, bajó y pudieron comprar a precios más bajos, ganando la diferencia entre lo que habían apostado sabiendo que bajaría y lo que bajó. He escuchado esta mañana a un alto cargo financiero (no recuerdo ahora ni su rango ni su puesto ni su institución) diciendo que la suspensión temporal de las ventas a corto estaba bien, pero que tenía que ser temporal para no interferir en el funcionamiento "normal" del mercado. Como si fuese normal el casino que se ha montado y del que los jugadores se benefician a expensas de los demás.
Volviendo a Fernand Braudel, este hablaba de la "economía de los capitalistas" y de la "economía de mercado" como cosas diferentes, como diferente era la "economía material" (sumergida, autoconsumo, trueque). La "economía de mercado" es lo que afecta a las pequeñas y medianas empresas y se les aplica la ley de la oferta y la demanda. Sin fanatismos, claro, porque, por ejemplo, aumentar el precio de algunos productos no reduce sus ventas sino que, al contrario, las aumenta ya que el comprador cree (carente de información en la vida real que es donde tiene problemas la supuesta "ley") que es porque ese aumento significa aumento de calidad. Pero traigo a colación a Braudel por lo otro, por la "economía de los capitalistas" donde no se aplica casi para nada la ley de la oferta y la demanda: acuerdos para alterar el precio de las cosas, delito del iniciado, corrupción (compra de bienes públicos para fines privados al margen del mercado)... Braudel pensaba en las grandes empresas capitalistas, pero ahora se puede suponer con más razón en el terreno financiero. Defender el "mercado" donde es prácticamente inexistente no deja de tener su gracia si no fuese porque lo pagamos los demás.
Volviendo a la triple A, no es descabellado pensar que ha habido acuerdos para alterar la calificación, que ha habido quien lo ha sabido antes de que se produjese y que ha habido "unte" sistemático por parte de empresas del sector para que los parlamentarios estadounidenses no metiesen mano a tales actuaciones. Curioso "mercado". Cualquier cosa menos "reino de la elección racional", como se ha visto en el caso de la Société Générale.

No hay comentarios:

Publicar un comentario