domingo, 14 de agosto de 2011

Agencias de "rating"

Ha habido quien ha dicho que las agencias de "rating" respondían a los intereses de los Estados Unidos y hasta yo, escéptico profesional, he acabado pensando que algo habría de eso. Pero no. Se trata de un caso más en el que las abstracciones ocultan la realidad y más si las abstracciones se derivan de teorías construidas en el siglo XIX o incluso en el XX.
Por lo que ahora se ve, las agencias de "rating" como Standard & Poor's tienen su propia agenda dentro de los Estados Unidos. No defienden A los Estados Unidos sino a grupos concretos dentro de dicho país al tiempo que defienden los intereses de las empresas de las que dependen y que gastan sus buenos dineros en hacer "lobby" en Washington para que se las deje seguir campando por sus respetos. 
Cierto que han asestado un golpe tremendo al gobierno de los Estados Unidos y a las posibilidades de Obama de ser reelegido. Cierto que han dejado claro "quién manda aquí". Pero, como dirá Chomsky, ahí reside precisamente la decadencia de los Estados Unidos, cosa que, a estas empresas, les tiene sin cuidado. El nacionalismo lo dejan para "los de abajo", lo cual no quita que la lista de países con AAA que pueden bajar de nivel (como en su día dejó España la triple A) tenga más miembros de los deseables y que sea fácil estar de acuerdo con el presidente del Banco Mundial: la crisis de la deuda europea es un factor más que va a alterar el equilibrio de poder en el mundo. Una extraña mezcla de poder transnacional y nacionalismos estatales (y subestatales, claro).
(Añadido el día 15: lo que tampoco sabía es que la rebaja de los Estados Unidos por parte de S & P se produjo después de que la agencia china Dagong hiciese lo propio. Interesante)

No hay comentarios:

Publicar un comentario