jueves, 21 de julio de 2011

Se levanta la veda de las ONG

De Israel al Ecuador, pero recuerdo (aunque sin enlaces) casos parecidos, las ONG comienzan a ser vistas con malos ojos por los gobiernos. 
Mientras cumplieron con su papel de sustituir a los gobiernos en los cumplimientos de los deberes de estos, no hubo casi problema. Así los gobiernos podían dedicar a otros objetivos los dineros que deberían haber dedicado a sanidad, educación e infraestructuras productivas. Había quien decía entonces que la "cooperación era el dinero que iba de los pobres de los países ricos a manos de los ricos de los países pobres". 
Además, mientras duró la Guerra Fría, eran un buen aliado para proseguir la política exterior (clientelismo político, clientelismo económico) por otros medios. Acabada la Guerra Fría se decubrió que muchos de los gobernantes beneficiados que antes "eran unos hijos de puta, pero eran nuestros hijos de puta", ahora eran, simplemente, unos hijos de puta:  ya no había dos bandos y el dinero ya no iría a los gobiernos sino a las ONG que, como su mismo nombre indica, se definían por esa N de NO-gubernamentales.
Pero algunas ONG se han vuelto respondonas y recuerdan ahora a sus respectivos gobiernos que hay derechos humanos que respetar o, simplemente, derechos a respetar en los gobernados por parte de gobernantes que se creen por encima de todo derecho. Así que leña a estas ONG molestas con dos argumentos básicos: quién les paga (que no es mala pregunta) y que están politizadas (lo cual no sería tan malo: lo que era malo era negarlo contra toda evidencia).
¿Menos Estado, más mercado? Eso ya terminó: ahora el Estado abomina de lo que sea No-gubernamental. Mala señal.
(Añadido el 27: Ahí va un interesante artículo del vicepresidente boliviano sobre el "oenegismo, enfermedad infantil del derechismo". Matiza, no mete a todas en el mismo saco, pero señala las que, en su opinión -y se presenta como más que opinión-, están *** fuera de tiesto)

No hay comentarios:

Publicar un comentario