viernes, 8 de julio de 2011

Fundamentalismo constitucional

Las constituciones políticas no son textos sagrados. Son resultado de la acción humana. Pero la tentación de verlas como eternas e inamovibles suele ser frecuente. Otra cosa es que las constituciones difieran en la rigidez o flexibilidad que contienen para su posible cambio, pero lo que ahora me interesa subrayar es el posible fundamentalismo (tomar el texto -más o menos sagrado- en su literalidad, sin adaptarlo al tiempo presente y, así, decir que el mundo fue creado en 6 días siguiendo el esquema que aparece en el Génesis -creacionismo- y negar cualquier validez al planteamiento del evolucionismo). El Pew Research Center acaba de publicar una encuesta en la que los estadounidenses se pronuncian sobre su Constitución: si hay que interpretarla según los tiempos que corren o hay que entenderla en los términos en los que fue redactada originalmente. Estos son los resultados que me interesan:
Casi hay empate entre los originalistas (fundamentalistas se podrían llamar) que creen que la Constitución hay que entenderla en los términos en que fue escrita originariamente y los que creen que la Constitución ha de entenderse según lo que ahora significa. Obsérvese que el originalismo es más propio de varones ya que las mujeres son más interpretacionistas y que el fundamentalismo aumenta con la edad.
Como sucede en otros casos de fundamentalismo (religioso o ideológico), ayuda bastante el tener una visión idealizada de los que escribieron el Libro (Kitab en árabe, Das Kapital en alemán). Divinos (el Corán fue dictado literalmente a Mahoma), inspirados (como la Biblia inspirada por Dios, para los cristianos) o genios (como Marx o los Padres Fundadores). En el caso de estos últimos, he leído (aunque ahora no encuentro el enlace) un bello texto poniéndolos en su lugar y mostrando que los que ahora los toman como guía absoluta desconocen muchos detalles sobre su pensamiento, detalles que, seguro, estos fundamentalistas no comparten. Por ejemplo, sobre la religión.
En las Españas, el fundamentalismo que encuentro (que haberlo, háylo) es menos dogmático y más interesado. Por un lado, esta enésima Constitución es muy reciente y viven algunos de sus "padres". Y, por otro, los que se aferran a ella no lo hacen por fundamentalismo sino por interés.
Para los fundamentalistas cristianos, este es el dato de Gallup


 No hay datos sobre el fundamentalismo marxista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario