viernes, 22 de julio de 2011

Argumentar con ejemplos

Es obvio que no quieren entender qué sucede sino arrimar el ascua empírica a su sardina ideológica. Me refiero a la mayoría de "tertulianos" y pobladores de "talk shows". Por ejemplo, no quieren entender qué está sucediendo con la crisis europea sino que, muchos, quieren tomar selectivamente un ejemplo u otro para probar que su opción ideológica es la correcta.
Vaya por delante que lo de correcto no se tendría que aplicar a las ideologías, que son ideas que llevan a la acción a partir de determinados valores y los valores no son demostrables sino asumibles o inasumibles por el interlocutor. Cuando digo valores, me refiero a los criterios reales que se utilizan para elegir realmente entre alternativas reales, no al blablabla del marketing político.
Sin embargo, las ideologías se suelen presentar como "científicas" o "basadas en la realidad de las cosas" o "fundamentadas en el análisis empírico" y uno de los trucos que se usan para tal propósito es argumentar con ejemplos.
Esta mañana, haciendo mi habitual recorrido por las "tertulias" radiofónicas españolas -cosa que hago para divertirme, aunque hay veces que, confieso, consiguen irritarme-, me he encontrado con la siguiente situación en una de esas emisores, reputada como conservadora. Hablaban de la "cumbre" europea para afrontar la situación económica europea a partir del caso griego. Y la primera en la frente: porque hay quien lo presenta como si se tratase del caso griego y nada más que del caso griego, cuando lo que está en discusión es algo más amplio.
En ese contexto de la "tertulia", uno de los "tertulianos" ha recordado que el problema griego se originó durante el gobierno anterior, conservador (aunque rápidamente ha corregido: "de centro derecha"). Intolerable para algunos de sus compañeros que han corrido a aportar los casos de Andalucía (hay quien ha cobrado desde su nacimiento, decían) y el caso Faisán de los acusados por un "chivatazo" a intermediarios de ETA. 
Por supuesto (estaba implícito) que todo eso es responsabilidad de la izquierda, de los socialistas españoles y, por tanto, se desactiva el dato de lo que hizo el gobierno "de centro derecha" griego (y, para no caer en la misma argucia, los anteriores).
En otras palabras: no quieren entender qué está sucediendo sino reconducir los datos a algo todavía más concreto que su respectiva ideología y es su opción política local de cara a las próximas elecciones generales en cuya campaña ha de quedar claro que un gobierno "de centro derecha" en España lo hará mejor que un gobierno de "izquierdas", "socialista", que siempre lo hace mal aquí y fuera.
Es una anécdota, pero que se puede elevar a categoría: un ejemplo (o varios) no prueba nada. Es eso: un ejemplo, una forma de entender lo que se está queriendo decir, pero no es una prueba. Nada que hacer. Los académicos también lo hacen cuando, inevitablemente, se dejan contaminar por su propia ideología. Lo hacemos todos. Yo también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario